30 de marzo de 2017

EL CIRENEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1.
JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRENEO                                      
(breve silencio)
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
TODOS:  Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Lector 2.
Del evangelio de San Mateo:
"Al salir, encontraron a un hombre de Cirene llamado Simón, y le obligaron a llevar su cruz. Llegados a un lugar llamado Gólgota, esto es, Calvario ..."
Lector 3.
Nadie quería ayudar a Jesús, no hubo espontáneos. El Cireneo es obligado por los soldados a llevar la cruz de un condenado a muerte.
Ser Cireneo es no rehuir de la cruz del hermano, es entender el evangelio del sufrimiento, es ser solidario del hombre humillado.
En un mundo en el que lo importante es aparentar, tener poder y tener dinero, parece que todo vale; que todo se puede comprar y vender, parece que no está bien visto ser espontáneo para servir, para ayudar al que lo necesita.
Lector 3.
 Recordamos a personas que nos han servido a cada uno de nosotros en cosas concretas, a veces tal vez humillantes, o sacrificadas, o dolorosas…
(hacemos un breve silencio para recordarlas)

Pedimos al Señor la capacidad de poder servir a otros, porque sirviendo a los demás estamos  sirviendo a Jesús.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...