25 de abril de 2017

TODO EL QUE CREE EN ÉL TIENE VIDA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1:
Hoy, en esta mañana nos ponemos en la presencia de Dios y nos unimos a los que a lo largo del día de hoy van a bendecirlo con el salmo que nos ofrece la liturgia.
Recitamos Todos:
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha
Fila de la ventana:
Bendigo al Señor en todo momento, 
su alabanza está siempre en mi boca; 
mi alma se gloría en el Señor: 
que los humildes lo escuchen y se alegren. 

Recitamos Todos:
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha
Fila 2ª:
Proclamad conmigo la grandeza del Señor, 

ensalcemos juntos su nombre. 
Yo consulté al Señor, y me respondió, 
me libró de todas mis ansias. 
Recitamos Todos:
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha

Fila 3ª:
Contempladlo, y quedaréis radiantes, 
vuestro rostro no se avergonzará. 
Si el afligido invoca al Señor, 
él lo escucha y lo salva de sus angustias.  
Recitamos Todos:
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha

Fila 4ª:
El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles 
y los protege. 
Gustad y ved qué bueno es el Señor, 
dichoso el que se acoge a él. 

Lector 1:
No dejes pasar de largo este momento, invoca personalmente al Señor ... no dudes, ¡él te escucha!.
(tiempo para la reflexión)
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...