23 de mayo de 2017

AVE MARIA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
El rezo de las tres “avemarías” antes de dormir es una tradición muy cristiana.  Todos conocemos a muchos adultos que lo siguen haciendo noche tras noche.  ¿Tú tienes esta costumbre?.
Lector 2
Cuentan que una niña estaba a punto de ser operada. Uno de los médicos le dice:
- Cierra los ojos, que vas a dormir un rato.
La niña contesta que ella no duerme nunca de día.
El médico le repetía lo mismo para que la niña no viera la aguja con que la iban a pinchar. Ella volvió a decir que sólo dormía de noche y que no quería cerrar los ojos.
- Sin embargo, hoy tienes que dormir para curarte, dijo el doctor.
- Bueno, dijo ella al fin. Yo antes de dormir siempre rezo las tres avemarías, ¿puedo?
Y con toda sencillez la niña juntó las manos y empezó su oración. Al terminar se tendió en la mesa de operaciones y cerró los ojos.
Uno de los cirujanos, después de ver aquello, se retiró a su despacho. Allí se arrodilló y empezó a rezar. Llevaba años sin ejecutar esta tradición que había recibido de niño.  Esto fue el reinicio de volver a engancharse a lo que había dejado, con este gesto recuperaba una parte de lo mejor de su vida.
Lector 1
Reflexión:
Tal vez nosotros hayamos perdido esa costumbre o tal vez no la hayamos adquirido. Hagamos un esfuerzo por recuperarla, (si la hemos perdido), o de iniciarla. Es una experiencia de encuentro con nosotros mismos, con nuestros sentimientos, con nuestra Madre del cielo … es un  momento de reflexión de la jornada que acabamos de vivir. 
Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo ...
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ....
Compromiso para hoy: Piensa en adquirir el hábito o la costumbre de no pasar un día sin haber tenido un momento de hablar, pensar o relacionarte con Dios. Es algo que te ayudará en tu vida.