29 de mayo de 2017

DEVOCIÓN A LA DIVINA PASTORA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén


María Divina Pastora, es una devoción que se extiende en España a partir de 1703 en que un sacerdote fraile de Sevilla, Fray Isidoro tuvo una visión de la Madre del cielo vestida de pastora. La descripción que dio el sacerdote al artista para que realizara un cuadro de la misma es la siguiente:
En el centro y bajo la sombra de un árbol, la Virgen santísima sentada en una peña, irradiando de su rostro divino amor y ternura. La túnica roja, pero cubierto el busto hasta las rodillas, de blanco pellico ceñido a la cintura. Un manto azul, terciado al hombro izquierdo, envolverá el entorno de su cuerpo, y hacia el derecho en las espaldas, llevará el sombrero pastoril y junto a su mano derecha aparecerá el báculo de su poderío. En la mano izquierda sostendrá al Niño y posará la mano derecha sobre un cordero que se acoge a su regazo. Algunas ovejas rodearán la Virgen, formando su rebaño y todas en sus boquitas llevarán sendas rosas, simbólicas del Ave María con que la veneran...
Reflexión: 
Imagina por un instante a la madre del cielo en un campo en donde se encuentran pastando ovejas.
¿Viste alguna vez un rebaño de ovejas? ¿Viste quien las cuida? ¿Qué hace mientras ellas pastan? … imagina un rebaño tranquilo pastando y la pastora sentada en una peña observando...
Imagina como la pastora posa su mano derecha encima de un cordero. Imagina también las ovejas que levantan la cabeza del pasto y miran a la pastora …
¿en qué lugar estás tú? ¿te sientes agradecido por los favores recibidos de la madre del cielo, por eso levantas la cabeza y miras a la pastora …?  ¿te sientes acariciado por la ternura de la pastora que te pasa la mano por el hombro y te da aliento y ánimos? …..

María, nuestra Pastora, es eso en nuestra vida; unas veces espera que levantemos la cabeza y la miremos con cariño elevando a ella desde nuestro corazón una plegaria, otras veces es Ella la que nos da ese ánimo que necesitamos. Ella es nuestra guía, nuestra Maestra, nuestra Madre, nuestra pastora … 
tiempo de silencio
Recitamos juntos: Dios te salve María, llena eres de gracia ....