31 de octubre de 2017

ANÍMATE A SER SANTO

Lector 1:                               
  Los dos primeros días de noviembre, las televisiones hacen reportajes sobre las diferentes tradiciones que hay en torno a los difuntos.
Lo típico, llevar flores a los cementerios, crisantemos a ser posible. Limpiar y decorar los panteones de la familia. Normalmente la noticia termina diciendo la
cantidad de dinero que se gasta en flores y la cantidad de gente que acude estos días a los cementerios.
En realidad quizás olvidemos los motivos de estos ritos y símbolos que la tradición ha conservado.
Lector 2:   
Los cristianos desde tiempo inmemorial recordamos el día 1 de noviembre a todas las personas que durante su vida han sido un ejemplo, un testimonio para los demás.
Personas que incluso han llegado a perder su vida por ser fieles a su fe. A estos se les llama mártires.
Personas, algunas de las cuales han sido tan profundamente humanas y generosas que son para todos un modelo de vida. A estos se les llama santos cuyos nombres recordamos cada día del año.
Y también personas que sin hacer nada extraordinario, sin embargo, han pasado por la vida haciendo el bien, como lo hizo también Jesús. Estos son Todos los Santos. Algunos de ellos son nuestros seres más queridos.
Lector 1:   
Por eso siguiendo la tradición, el primer día de noviembre la humanidad entera se alegra y celebra una fiesta porque ha habido tantas y tantas personas que han hecho realidad los sueños de Dios de un mundo más justo, más fraterno y más humano. Y al mismo tiempo pide en oración que siga habiendo entre nosotros gente de esta categoría.
De hecho no hace falta tener muchos títulos o mucho dinero para hacer bien a los demás.  San Ignacio de Loyola decía que la santidad consistía en… estar siempre alegres. ¿Te animas a ser santo?
 Lector 2:   
Le pedimos a nuestra Madre del Cielo, nos ayude en nuestra vida a ser buenas personas, a ser santos.
Dios te salve María llena eres de gracia …
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo …