14 de noviembre de 2017

EL PERDÓN NOS INFUNDE ESPERANZA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Empezamos nuestro día con unas palabras sacadas del mensaje del papa Francisco de la Jornada Mundial de la Juventud del año 2016:
Lector 1
¡Cómo es difícil muchas veces perdonar! Y, sin embargo, el perdón es el instrumento puesto en nuestras frágiles manos para alcanzar la serenidad del corazón. Dejar caer el
rencor, la rabia, la violencia y la venganza son condiciones necesarias para vivir felices”. 

“El perdón es una fuerza que resucita a una vida nueva e infunde el valor para mirar el futuro con esperanza”. 
Lector 2
Reflexión:
¿Me es difícil perdonar?
rencor, rabia, violencia, venganza ... ¿tienen que ver
conmigo?
Detente en la ilustración que acompaña este texto:
              (tiempo de silencio)
¿he tomado la decisión de levantarme del banco en el que me encontraba y con el arranque de levantarme lo he movido?
¿No quiero permanecer más apoyado en mis egoísmos, en mi comodidad, en mi despotismo, en mi indiferencia ...?
¿Quiero salir corriendo y tirar el "pecado" que me ata a ...?
¿Necesito alcanzar la serenidad de mi corazón?
                  (tiempo de silencio)
Lector 1 
Pidamos en esta mañana a nuestro Padre Dios nos enseñe a valorar el significado del perdón y en él encontremos la paz que necesitamos para ser felices. No dejemos pasar la invitación que esta mañana se nos hace de acercarnos al recibir el sacramento del perdón. Para prepararnos para ello decimos juntos:
Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante vosotros, hermanos
que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, 
a los ángeles, a los santos y a vosotros hermanos, 
que intercedáis por mí ante Dios, 
Nuestro Señor. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...
COMPROMISO acercarme a recibir el sacramento del perdón. En el colegio puedo hacerlo esta semana, a partir de este momento.