19 de febrero de 2018

ADORA AL SEÑOR TU DIOS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Lector 1
Ayer celebramos el Primer domingo de Cuaresma del año 2018. La liturgia nos dejaba para la reflexión una realidad cotidiana de nuestra vida. Escuchémosla y reflexionémosla.
Lector 2
Del evangelio de San Lucas:
"En aquel tiempo, Jesús, (...), durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo. (...)
Lector 1
Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.» 
Lector 2
Jesús le contestó: «Está escrito: "No sólo de pan vive el hombre".» 
Lector 1
Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo y le dijo: «Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mi, todo será tuyo.» 
Lector 1
Jesús le contestó: «Está escrito: "Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto".»  (...)"
Palabra de Dios
Lector 2
Reflexión:
Las tentaciones que ha sufrido Jesús nos son familiares. ¿Quien de nosotros no tiene la tentación del poder, del materialismo, de la espectacularidad, de estar por encima ...? . Todos los hombres nos sentimos tentados, ¿a qué te sientes tentado hoy?; haz silencio y escucha tu interior.
Jesús venció las tentaciones por Amor. El amor es lo que hace que se entregue no a sus pasiones sino a lo que realmente le llevara por el camino que el Padre tenía  marcado para él. El arma de Jesús para vencer las tentaciones fue el Amor; amor traducido en oración, misericordia con los que le rodeaban, ayuno ...
¿Qué tengo que hacer para vencer las tentaciones?. Tal vez nos puede ayudar las acciones y actitudes que se nos proponen para esta cuaresma.
(tiempo de reflexión orante)
Lector 1
Decimos juntos: 
"Que tu Palabra, Dios mío, colme y sacie mis ansias de poder, de querer y de tener tal como sació la de Jesús. Que en la tentación levantemos nuestra voz al cielo diciendo: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre ....
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu ...