24 de abril de 2018

¿A DONDE ME QUERÉIS LLEVAR SEÑOR?

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1:
¿A donde me queréis llevar Señor ...?
Seguramente que nosotros en algunos momentos de la vida nos hemos planteado múltiples interrogantes ante el futuro ..., es la dinámica del ritmo de la vida. Nosotros empezamos un camino pero lo que encontramos en él no está escrito, sólo nos queda la confianza en el que lo ha trazado. Tener confianza es un paso para sentirse seguro en la opción emprendida.
Lector 2:
Os presento el camino emprendido por una Religiosa Calasancia, que confió hasta el
extremo en quién le trazó su camino, Dios; es M. Victoria Valverde.
M. Victoria desde el momento que comienza su andadura por la vida religiosa, se muestra como una persona profundamente confiada de su vocación y deseosa de responder en radicalidad a la llamada del Señor. Su anhelo fue el seguimiento de ese camino emprendido, y encontrar en Dios el Único Amor de su vida; al que hace presente por medio de sus tareas y sencillos gestos de cada día.
Asimiló muy bien la espiritualidad de la Congregación; fue ejemplo de buena religiosa, de vida sencilla, humilde, servicial y caritativa. Fue fiel al Carisma Calasancio que le invitaba a ser abnegada, hasta el extremo de que, cuando las circunstancias lo pidiesen, estuviese dispuesta a dar su propia vida, si fuese necesario.



Recitamos juntos:
Señor, dame la valentía
de arriesgar la vida por ti,
el gozo desbordante de
gastarme en tu servicio.
Dame, Señor, alas para volar
y pies para caminar
al paso de los hombres.
Entrega, Señor, entrega para
“dar la vida” desde la vida,
la de cada día.
Infúndenos, Señor,
el deseo de darnos y entregarnos,
de dejar la vida
en el servicio a los débiles.
Señor, haznos constructores
de tu vida, propagadores de tu reino,
ayúdanos a poner la tienda en medio
de los hombres para llevarles
el tesoro de tu amor que salva.
Haznos, Señor, dóciles a tu Espíritu. Amén
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...