30 de abril de 2018

ENVÍAME SEÑOR

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Reflexión:

No puedo creer que aun sigáis pensando que en este tiempo extraño nada hay nuevo que ofrecer.

Me cuesta pensar que aquellos ideales de renovar la tierra no son más que ingenuidad, ahora solo bastaría con mirar alrededor, este tiempo es el momento oportuno para Dios, porque a partir de ahora, todo puede empezar a cambiar, pongo el ardor de mi Espíritu en vuestra fragilidad.


Os envío a la vida de todos los días, a la gente que está con vosotros y al lado camina.
Os envío al de cerca y también al de lejos, a cruzar los caminos del mundo y a anunciar la presencia del Reino.
Os envío para que confortéis al que sufre y seáis levadura de gozo, amor y ternura.
Os envío como el Padre me quiso enviar y sabéis que yo estoy con vosotros para siempre hasta el final.


Para esta misión no hacen falta héroes, conozco tantos miedos que os impiden caminar y creo en verdad que un corazón joven no queda insensible ante el dolor de los demás.
Ahora solo bastaría con mirar al interior, nuestro tiempo es el momento oportuno para Dios porque a partir de ahora todo puede empezar a cambiar, pongo el ardor de mi Espíritu en vuestra fragilidad


Os envío a la vida de todos los días, a la gente que está con vosotros y al lado camina.
Os envío al de cerca y también al de lejos, a cruzar los caminos del mundo y a anunciar la presencia del Reino.
Os envío para que confortéis al que sufre y seáis levadura de gozo, amor y ternura.
Os envío como el Padre me quiso enviar y sabéis que yo estoy con vosotros para siempre hasta el final.


Porque a partir de ahora, porque a partir de ahora, todo puede empezar a cambiar, porque a partir de ahora…
Vuelvo a leer el texto anterior en silencio y me quedo con las frases que más me impactan.
      - ¿A qué me envía a mi, hoy Jesús?
Padre nuestro que estás en el cielo ....
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu ...