4 de mayo de 2018

ALÉGRATE, VIRGEN MARIA ALELUYA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1: 
Reina del cielo, alégrate
Todos: aleluya.
Lector 1:
Porque el Señor, a quien has llevado en tu vientre,
Todos:   aleluya.
Lector 1:

Ha resucitado según su palabra
Todos:  aleluya.
Lector 1:
Ruega al Señor por nosotros, 
Todos: aleluya.
Lector 1:
Goza y alégrate Virgen María, aleluya. 
Todos:Porque en verdad ha resucitado el Señor, aleluya. 
Cantamos el canto a María
Nos consagramos a María, Divina Pastora:
 Divina Pastora, Madre mía,
                    yo hija/o  tuya/o me ofrezco a ti 
                      y te consagro para siempre
                  todo lo que me queda de vida.
Mi cuerpo con todas sus miserias,
mi alma con todas sus flaquezas,
mi corazón con todos sus afectos y deseos.

Todas mis oraciones, trabajos, amores,
sufrimientos y combates;
en especial mi muerte con todo lo que le acompañe,
mis últimos dolores y mi última agonía.

Madre, acuérdate de esta/e  tu hija/o
y de la consagración que te hace.

Y si yo, vencida/o por el desaliento y la tristeza,
llegara alguna vez a olvidarme de tí,
te pido por el amor que tienes a Jesús
me protejas como hija/o tuya/o

hasta que esté contigo en el cielo. Amén
Madre, Divina Pastora: RUEGA POR NOSOTROS