29 de octubre de 2018

TAMBIÉN PARA TI

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Lector 1
Esta semana nos preparamos para la celebración de dos fiestas especiales para nosotros, el día de todos los santos y el día de los difuntos.
La fiesta de todos los santos, es el momento de agradecer la vida de tantas personas que han vivido al estilo de Jesús y que nos siguen alentando y acompañando.
Os ofrezco un pequeño itinerario en el que el Papa Francisco, nos llama a todos a ser santos en el mundo actual, y nos indica que «la santidad es el Amor plenamente manifestado con nuestros actos de vida». Por lo tanto, «la
santidad se mide por la estatura que Cristo alcanza en nosotros». 
        silencio reflexivo
Lector 2
En un primer momento pensamos en un santo que conocemos. Ese que he sentido como me alienta y me acompaña.
         silencio corto
¿Lo tengo? ...  Pienso en alguna pincelada de su vida.   silencio corto
Reconozco cuál es esa palabra que el Señor quiere decir a través de el contemplando el conjunto de su vida, esa figura que refleja algo de Jesucristo.
         silencio corto. Desde lo profundo de mi corazón doy gracias a Dios por ese santo
Lector 1
Te hago una invitación personal, si “También para ti”, te lo dice el Papa Francisco. Porque “Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra.” Esta invitación a la Santidad es para todos, “También para ti” y se lleva a cabo y va creciendo en los pequeños gestos diarios, que muchas veces nos pasan desapercibidos. 
          silencio corto. Pienso en esas acciones que yo hice a lo largo del fin de semana en el que se me ha podido reconocer que pe parezco a Jesús.
Lector 2
Para terminar una invitación a reconocer y leer la Palabra de Dios. Tú, yo, todos también necesitamos concebir la totalidad de nuestra vida como una misión. Intentémoslo escuchando a Dios en la oración y reconociendo los signos que él nos da. 
Pregúntale siempre al Espíritu qué espera Jesús de ti en cada momento de tu existencia y en cada opción que debas tomar, para discernir el lugar que eso ocupa en tu propia misión. Y permítele que forje en ti ese misterio personal que refleje a Jesucristo en el mundo de hoy.
Y no olvides, el itinerario de tu vida te lo presento a continuación:
ESTA ES LA VIDA DEL SANTO: CRECER. EL ALIMENTO ESTÁ EN LA  PALABRA DE DIOS
Lector 1
Pedimos juntos a Dios que nos ayude a reconocer cuál es el mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con nuestra vida de jóvenes hoy. silencio muy corto.
Decimos juntos: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre ...
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...
San Faustino: RUEGA POR NOSOTROS