12 de mayo de 2021

MARIA HOY VIENE A VISITARTE

No nome do Pai, do fillo e do Espíritu Santo. Amén
Lector 
Un joven universitario se sentó en el tren frente a un señor de edad, que estaba rezando el rosario. -El rosario es una oración que se reza a la Virgen en todos los lugares del mundo.- El muchacho le dice: 
- Parece mentira que todavía crea usted en esas antiguallas... 
- Así es. ¿Tú no? -le respondió el anciano. 

- iYo! -dice el estudiante ...  Créame: tire ese rosario por la ventanilla y aprenda lo que dice la ciencia. 
- ¿La ciencia? -pregunta el anciano con sorpresa-. Yo no lo entiendo así. ¿Tal vez tú podrías explicármelo? 
- Deme su dirección -replica el muchacho, haciéndose el importante y en tono protector-, que le puedo mandar algunos libros que le podrán ilustrar.
El anciano saca de su cartera una tarjeta de visita y se la alarga al estudiante, que lee asombrado: 
"Louis Pasteur. Instituto de Investigaciones Científicas de París". 

El pobre estudiante se sonrojó y no sabía dónde meterse. Se había ofrecido a instruir en la ciencia al que, descubriendo la vacuna antirrábica, había prestado, precisamente con su ciencia, uno de los mayores servicios a la humanidad.
Pasteur, el gran sabio que tanto bien hizo a los hombres, no ocultó nunca su fe ni su devoción a la Virgen.

Lector
Meditación:
 “Cómo se me concede que venga a mí la Madre de Mi Señor”. Le dice Isabel a María cuando la visita por estar esperando un hijo. Nos lo narra el evangelista Lucas  (1,43).
María se acerca a “cualquier” persona, basta que le abramos el corazón. No elige nuestra ciencia, nuestra hermosura, nuestra riqueza, …  Ella es diligente y amorosa, consuela, ayuda, fortalece, sirve… igual que su Hijo. “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado”. Nosotros busquemos dar amor, consolar afligidos, visitar enfermos, corregir con dulzura a los que se equivocan, …   a semejanza  de María con humildad y Amor, sin elegir a las personas por su condición.
Tiempo para el silencio y la reflexión

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor ...
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...

Compromiso para el día de hoy: Toma en tus manos un rosario, míralo,  palpa el sentimiento que te provoca ...   reza las Ave Marías de un misterio completo (son 10). Si vive contigo alguna persona enferma rézalas con ella.

11 de mayo de 2021

QUIERO CAMINAR CONTIGO MARIA

 HAZ CLIP Y PROYECTA LA LETRA DE LA CANCIÓN MIENTRAS SUENA MÚSICA

Quiero caminar contigo María  
Pues tu eres mi madre eres mi guía  
Tu eres para mi el mas grande ejemplo  
De santidad de humildad 
Quiero caminar contigo María
No solo un momento todos los dias
Necesito tu amor de madre
Tu intercesión ante el señor
Guía mis pasos llévame al cielo
Bajo tu manto no tengo miedo
Llena de gracia, Ave María
Hoy yo te ofrezco toda mi vida
Quiero caminar contigo María
Madre en el dolor y en la alegría
Tú que fuiste fiel hasta el extremo
Fiel en la cruz, fiel a Jesús
Guía mis pasos llévame al cielo
Bajo tu manto no tengo miedo
Llena de gracia, Ave María
Hoy yo te ofrezco toda mi vida
Celestial princesa mírame con compasión
Hoy te doy mi alma, vida y corazón

Guía mis pasos llévame al cielo
Bajo tu manto no tengo miedo
Llena de gracia, Ave María
Hoy yo te ofrezco toda mi vida
Guía mis pasos llévame al cielo
Bajo tu manto no tengo miedo
Llena de gracia, Ave María
Hoy yo te ofrezco toda mi vida

¿Qué resuena en nuestro interior?
Hacemos eco de estas resonancias.
                                                                 
breve silencio

Recitamos juntos a María la consagración a la Divina Pastora

Divina Pastora, Madre mía,
yo hija/o  tuya/o me ofrezco a ti
y te consagro para siempre
todo lo que me queda de vida.
Mi cuerpo con todas sus miserias,
mi alma con todas sus flaquezas,
mi corazón con todos sus afectos y deseos.

Todas mis oraciones, trabajos, amores,
sufrimientos y combates;
en especial mi muerte con todo lo que le acompañe,
mis últimos dolores y mi última agonía.

Madre, acuérdate de esta/e  tu hija/o
y de la consagración que te hace.

Y si yo, vencida/o por el desaliento y la tristeza,
llegara alguna vez a olvidarme de ti,
te pido por el amor que tienes a Jesús
me protejas como hija/o tuya/o
hasta que esté contigo en el cielo. Amén

10 de mayo de 2021

MARIA, ALMA DE LA IGLESIA NACIENTE

Sea María en nuestros hogares una figura central estos días que ya estamos muy cerca del gran día, el trece de mayo.
Nuestras flores a María sean Ave-Marías recitadas desde el corazón, nuestros paseos sean en el entorno del santuario, Ella allí sigue esperándonos; nuestra ofrenda sea una mirada, una oración, un Ave-María ...
En este día en que en el Santuario es un peregrinar constante de personas a rezar a María, unámonos en esta mañana rezando por las intenciones de los que no se atreven a pedirle y  por los que han fallecido a lo largo de este último año que les hubiese gustado hacer sus propias ofrendas a Nuestra Señora de Fátima.
Recitamos juntos: 

Santísima Virgen de Fátima,
tesorera de los bienes del cielo y
refugio de los que te invocamos.

A tu corazón maternal recurrimos
con fe, esperanza y amor
y te pedimos por los difuntos,
para que estén gozando de la presencia de Dios y
por los que estamos viviendo, su duelo, sintamos consuelo.

Con la confianza que me inspiran los prodigios que realizas,
te dirijo mis ruegos a tu Corazón Inmaculado,
estando seguro/a que al oír mis súplicas,
me concedes lo que te pido,
si es para mayor honor de Dios 
y provecho de mi vida. Amén

Compromiso para hoy: hago mi ofrenda a María: tomo un tiempo de mis recuerdos de participar en las novenas de años anteriores y hablo de ello en familia, rezo diez Ave-Marías (un misterio del rosario, ¡qué bonito si lo hago con otra persona!),  visito el Santuario, ...

7 de mayo de 2021

VUELVE A NOSOTROS TUS OJOS


«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, 
llena de sufrimientos y angustias que oprimen a nuestro entorno y al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos en ti refugio.

Recitamos juntos la oración a la Virgen: 
Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia, 
y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran en la enfermedad y pérdida de sus seres queridos.
Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, 
no pueden estar cerca de las personas enfermas. 
Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, pide a Jesús, como hiciste en Caná, 
que esta dura prueba termine y 
que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. 
Ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas a este mal que nos aplasta.

Oh María, Consuelo de los afligidos, 
abraza a todos tus hijos que estamos sufriendo,
haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y 
que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, 
que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. 
¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! 
Ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén



6 de mayo de 2021

MARÍA, QUIERO APOYARME EN TI

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Reflexión:
¿En quien me apoyo yo cuando me quiebro?
Doy gracias a Dios por esas personas que me apoyan. Traigo a esta oración sus nombres, su cara ...

(hacemos silencio)
¿Te apoyas en alguien más?.  Lee: 
"En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí;  Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. 
 Faltó el vivo y la madre de Jesús le dice: 

 −No les queda vino. 

 Jesús le contesta: 
 −Mujer, déjame: todavía no ha llegado mi hora. 
 Su madre dice a los sirvientes:               
 −Haced lo que él os diga". 


¿Te apoyas en Ella?. 
¿Cómo buscas su apoyo? ¿En qué momentos?




¿Cuando pasas por delante (de Ella) tienes una mirada, una palabra... un gesto para Ella?
¿Cuántas veces haces la señal de la cruz al pasar delante de la iglesia de Fátima que allí está Ella en la fachada?

¿Cuántas veces vas a verla a alguna capilla?, ¿Cuántas veces vas a la capilla del colegio y le haces una oración? ¿cuantas veces tomas una estampa, de Ella, en tus manos para ...?  


Compromiso: al final del día pensar cuantos gestos he tenido de apoyarme en Ella.
Recitamos juntos:
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida y dulzura, y esperanza nuestra: 
Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; 
a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora abogada nuestra, 
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos 
y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, 
fruto bendito de tu vientre. 
¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

  Ruega por nosotros santa Madre de Dios, 
   Para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

5 de mayo de 2021

ESCUCHA LA PALABRA DE DIOS

Lector 
María, nuestra madre del cielo, siempre nos escucha; es para nosotros un modelo de escucha. A lo largo de su vida en Nazaret estuvo siempre a la escucha de Dios, fue testigo de cada acontecimiento vivido llevándolo al fondo del alma y descifrando allí lo que Dios le quería decir.
Hoy acerquémonos a María, con nuestro corazón agradecido por su ejemplo de escucha y porque siempre nos escucha.
En el evangelio vemos como responde a Dios una vez que lo ha escuchado.

Lector

Meditación:
“Hágase en mi según Tu Palabra”.
María cumplió como nadie la Voluntad de Dios. Esto vale más que todos los demás dones suyos, sean cualidades humanas o gracias espirituales. Del mismo modo, por cumplir la Voluntad del Padre, Jesús sufre Su Pasión y Muerte, alcanzándonos la Redención.

Tiempo para el silencio y la reflexión
Rezamos juntos el Ave-María:
Hail Mary,
full of grace,
The Lord is with thee
bendita tu eres, entre todas las mujeres y ...

María, Divina Pastora, RUEGA POR NOSOTROS

4 de mayo de 2021

HOY TE QUIERO REZAR, HOY TE QUIERO CANTAR

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 
¿Con quienes compartes los días? ¿Con quién te ríes? ¿Y lloras? ¿A quién echas de menos cuando no está? ¿En quién piensas a menudo? ¿A quién reconoces por el sonido de sus pasos, o por el tono de su voz? ¿Por quién atravesarías montañas?
Tiene que haber alguien en nuestras vidas. Alguien con quien sentirte en casa. A quien puedas llamar de vez en cuando, para reconocer la voz familiar que te despierta memorias de hogar y te hace sentir seguro. 
Y si no lo hay, parte de la vida es buscar. Para encontrar esos otros nombres que le dan sentido a nuestros esfuerzos.
Piensa un momento en silencio en las personas que comparten tu vida, ponles nombre y cara. 
(tiempo de silencio)
Lector 
Acabas de poner cara a las personas con quienes compartes. ¿Trajiste a tu mente a la Madre del cielo?.
Con María, ¿qué compartes? ¿necesitas verla? … 
¿Qué sientes cuando te acercas a Ella? …
¿Cuentas con Ella en tu vida? ¿Para qué? ¿Qué sentimientos te produce su oración “Ave María” …?
(Tiempo para el silencio y la reflexión)
Lector 
Rezamos juntos la oración del Ave María, haciendo resonar en nuestro corazón los sentimientos que me provoca: 
Dios te salve María, llena eres de gracia ...