29 de mayo de 2017

DEVOCIÓN A LA DIVINA PASTORA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén


María Divina Pastora, es una devoción que se extiende en España a partir de 1703 en que un sacerdote fraile de Sevilla, Fray Isidoro tuvo una visión de la Madre del cielo vestida de pastora. La descripción que dio el sacerdote al artista para que realizara un cuadro de la misma es la siguiente:
En el centro y bajo la sombra de un árbol, la Virgen santísima sentada en una peña, irradiando de su rostro divino amor y ternura. La túnica roja, pero cubierto el busto hasta las rodillas, de blanco pellico ceñido a la cintura. Un manto azul, terciado al hombro izquierdo, envolverá el entorno de su cuerpo, y hacia el derecho en las espaldas, llevará el sombrero pastoril y junto a su mano derecha aparecerá el báculo de su poderío. En la mano izquierda sostendrá al Niño y posará la mano derecha sobre un cordero que se acoge a su regazo. Algunas ovejas rodearán la Virgen, formando su rebaño y todas en sus boquitas llevarán sendas rosas, simbólicas del Ave María con que la veneran...
Reflexión: 
Imagina por un instante a la madre del cielo en un campo en donde se encuentran pastando ovejas.
¿Viste alguna vez un rebaño de ovejas? ¿Viste quien las cuida? ¿Qué hace mientras ellas pastan? … imagina un rebaño tranquilo pastando y la pastora sentada en una peña observando...
Imagina como la pastora posa su mano derecha encima de un cordero. Imagina también las ovejas que levantan la cabeza del pasto y miran a la pastora …
¿en qué lugar estás tú? ¿te sientes agradecido por los favores recibidos de la madre del cielo, por eso levantas la cabeza y miras a la pastora …?  ¿te sientes acariciado por la ternura de la pastora que te pasa la mano por el hombro y te da aliento y ánimos? …..

María, nuestra Pastora, es eso en nuestra vida; unas veces espera que levantemos la cabeza y la miremos con cariño elevando a ella desde nuestro corazón una plegaria, otras veces es Ella la que nos da ese ánimo que necesitamos. Ella es nuestra guía, nuestra Maestra, nuestra Madre, nuestra pastora … 
tiempo de silencio
Recitamos juntos: Dios te salve María, llena eres de gracia ....

26 de mayo de 2017

MARIA, QUIERO IMITAR TU HUMILDAD

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
El P. Faustino nos recuerda en sus escritos como debe ser nuestra devoción a la Virgen. Nos dice, que además de dirigirle palabras es necesario imitarla. Sigue diciendo el Padre Faustino,  para imitarla es preciso conocer sus virtudes y esforzarse en practicarlas.
Una de estas virtudes que el Padre Faustino inculca esté presente en sus colegios y que copió de María, nuestra madre del cielo, es la HUMILDAD.
Nos dice que María sobresale entre los humildes que confían en el Señor:
       - en la respuesta a Dios, con su hágase,
       - con su confianza siempre puesta en Dios y no en sus propias fuerzas
       - y con su vivir en total disponibilidad a la acción del Espíritu Santo.
Reflexionamos en como andamos de humildad; ¿confiamos más en Dios que en nuestras propias fuerzas?
(hacemos unos momentos de silencio)
Pedimos a María nos enseñe a ser humildes como ha sido ella. 
Recitamos juntos: Dios te salve María, llena eres de gracia ... 
Divina Pastora, Madre mía,
Yo hijo tuyo me ofrezco a ti 
y te consagro para siempre 
todo lo que me queda de vida. 
Mi cuerpo con todas sus miserias,
mi alma con todas sus flaquezas,
mi corazón con todos sus afectos y deseos.
Todas mis oraciones, trabajos, amores,
sufrimientos y combates; 
en especial mi muerte con todo lo que le acompañe,
mis últimos dolores y mi última agonía
madre, acuérdate de este tu hijo
y de la consagración que te hace
Y si yo, vencido por el desaliento y la tristeza
Llegara alguna vez, a olvidarme de ti,
Te pido por el amor que tienes a Jesús
Me protejas como hijo tuyo
Hasta que esté contigo en el cielo.    Amén

Nos unimos al canto:




FELIZ TÚ, MARÍA


Profesor: ¡Buenos días amigos y amigas!
Saludamos, como cada mañana, a nuestro gran amigo Jesús......
  Niños: ¡Haciendo la Señal de la Cruz!

Ha pasado la mitad del mes dedicado a María, aunque por ello no perdemos nuestras ganas de seguir acercándonos a Ella, nuestra Madre del cielo, y mostrarle que su fiesta pasa, pero Ella no pasa nunca.
No tenemos que esperar al año que viene para seguir acercándonos a ella y sentirla a nuestro lado. 
 María nuestra Madre del cielo nos muestra un camino
para ser feliz.


Juntamos nuestras manos y rezamos:

Feliz tú, María, que has creído.
    A pesar de las oscuridades y dudas,
    a pesar de lo difícil del camino,
    has creído en el plan de Dios.  

Nos despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros.
Beatos Faustino y Victoria, rogad por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

25 de mayo de 2017

MARIA MADRE Y PASTORA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1.- Apenas fata una semana para que finalice el mes de mayo; Estos días que faltan los vamos a dedicar a nuestra Patrona la "Divina Pastora" y lo hacemos con el corazón agradecido a Ella, nuestra protectora.
Cantamos: 

Lector 2.-  Nuestro colegio fundado y dirigido por las Religiosas Calasancias. Para ellas (las religiosas calasancias), para sus colaboradores (laicos que trabajan codo con codo con ellas), para sus alumnos (nosotros), María ocupa un lugar muy importante en nuestro itinerario formativo. Escuchábamos en la canción "en tu templo yo mi historia comencé, que eres madre yo lo supe desde niño..." 
Si, nuestro colegio es el colegio de ELLA y, ella con un nombre propio "Divina Pastora". Ella es nuestra Madre y Pastora. La misión maternal que ha realizado con Jesús la lleva hoy a término espiritualmente con nosotros. ¿Nos dejamos guiar por ella?
(hacemos silencio)
Lector 3.- En nuestra vida, ¿acogemos a María como la acogió el discípulo Amado? Recordamos el texto del evangelio en donde se recoge las actitudes de este frente a María: " junto a la cruz de Jesús estaban su madre, (...). Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo." Luego, dijo al discípulo: "Ahí tienes a tu madre." Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.
Acoger a alguien en casa supone amor, supone ternura ...  acoge a María en tu casa, en tu corazón.  Ella sí que te acogió en su casa -en su colegio- y lo hace con ternura maternal.
Piensa a lo largo del día en esta virtud de María. Hazle una visita, bien con tu mirada (al cuadro que tienes en clase), bien pasando por el oratorio ... o por el primer o tercer piso en donde están imágenes suyas. Ya ves,... no puedes escapar de su mirada.  Y tu, ¿te paras para mirarla?
                                                        (hacemos silencio)
Regálale hoy un AVE MARIA especial:
Dios te salve María, llena eres de gracia el Señor es ...
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo
Lector
Nai, Divina Pastora...
Todos
Prega por nós.


MADRECITA QUE ESTÁS EN EL CIELO


Profesor: ¡Buenos días amigos y amigas!
Saludamos, como cada mañana, a nuestro gran amigo Jesús......
  Niños: ¡Haciendo la Señal de la Cruz!




Juntamos nuestras manos :



Madrecita
que estás en el cielo
rezando por mí.


Si algún día tu hijito
no es bueno,
cógelo en tus brazos y
retenlo en ti.



Por las noches,
cuando este durmiendo,
ven junto a mi cama
ven y bésame;
con tu manto de luces y estrellas
con mucho cariño abrázame.



Cantamos juntos:


Nos despedimos: 

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros.
Beatos Faustino y Victoria, rogad por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
.


24 de mayo de 2017

QUE ERES MADRE, YO LO SUPE DESDE NIÑO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Lector 1:
La vida es tan rápida... Cada cosa, cada imagen, cada palabra, es fugaz, presente, efímera. La moda cambia. Las imágenes se van. Hoy se vende una cosa, y mañana otra. Hoy es actual un personaje que mañana está en el olvido. Por eso es muy importante para cada uno saber qué permanece en su vida: quiénes son tus gentes, esos nombres que da igual dónde estés, sabes que son parte de ti. Esas personas con quienes te unen vínculos fuertes. Y es importante no olvidar los caminos recorridos; los momentos en los que has sido feliz, sin trabas, sin nubes en el horizonte, los momentos en que has reído con ganas, con franqueza; y los momentos en los que has llorado, por las cosas que te importaban; es importante aprender de los errores que has cometido, y si has hecho daño a alguien. Las heridas que has infringido y las que te han marcado a ti. Todo eso es parte de ti. 
Lector 2:
Dedica un rato tranquilo a recordar o a formular cuál es tu equipaje, tus gentes, tus rostros, tus historias... 
Y da las gracias a Dios por todas las cosas buenas que han formado parte de tu vida.
Y detente con calma en los errores, en lo que has hecho mal, si has causado daño... 
Y pide perdón no con culpabilidad, sino entendiendo que en la vida hay que ir aprendiendo despacio.
(tiempo de reflexión y silencio)
CANTAMOS TODOS:
Lector 3:
Acabamos de cantar: “que eres madre yo lo supe desde niño …”  
¿Forma parte de tu equipaje, la devoción a María?  ¿Das gracias a Dios porque sientes que te protege?
¿Qué otros valores vives en el colegio que consideras deben formar siempre parte de tu equipaje?
Reza por tu colegio, por las personas que hacen posible que cada día este abra la puerta? ¿pídele a Dios por Él? Pídele a María, Divina Pastora que crezca su identidad en cada uno de nosotros? 
(tiempo de reflexión y silencio)
Recitamos juntos:
Divina Pastora, Madre mía,
yo hija/o  tuya/o me ofrezco a tí
y te consagro para siempre
todo lo que me queda de vida.
Mi cuerpo con todas sus miserias,
mi alma con todas sus flaquezas,
mi corazón con todos sus afectos y deseos.

Todas mis oraciones, trabajos, amores,
sufrimientos y combates;
en especial mi muerte con todo lo que le acompañe,
mis últimos dolores y mi última agonía.

Madre, acuérdate de esta/e  tu hija/o
y de la consagración que te hace.

Y si yo, vencida/o por el desaliento y la tristeza,
llegara alguna vez a olvidarme de tí,
te pido por el amor que tienes a Jesús
me protejas como hija/o tuya/o
hasta que esté contigo en el cielo. Amén

QUIERO UN CORAZÓN LIMPIO, MARÍA

Profesor: ¡Buenos días amigos y amigas!
Saludamos, como cada mañana, a nuestro gran amigo Jesús......
  Niños: ¡Haciendo la Señal de la Cruz!
  


Juntamos nuestras manos y rezamos:
   
Hazme, Virgen María,
        muy sincero y transparente,
dame un corazón limpio
                            como el agua de una fuente.
    

     Terminamos con María:


       Nos despedimos: 


Madre Divina Pastora, ruega por nosotros.
Beatos Faustino y Victoria, rogad por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.