19 de junio de 2020

GRACIAS SEÑOR

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Pienso en las cosas que hoy puedo agradecer a Dios ...
El curso finaliza y con él, puedo hacer balance de mis agradecimientos ...
Hoy estoy agradecido  a ........     por .....     
Todos: y estoy agradecido a Ti, mi Dios, porque has puesto a estas personas en mi camino. 
Rezamos juntos: Padre nuestro que estás en el cielo ...

12 de junio de 2020

SOY CONTIGO


PERMANECE EN NOSOTROS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Recitamos juntos:
Señor, te damos gracias por el curso que concluye.
Gracias por los amigos y amigas con quienes hemos pasado
tantos trabajos, tantas dificultades en tantos días.

Gracias por la amistad que ha brotado de los trabajos compartidos, de las esperanzas, proyectos compartidos, juegos y alegrías.
Gracias porque no he caminado solo.

Gracias porque he sentido el afecto de amigos, amigas y de mi familia.

11 de junio de 2020

FORTALÉCENOS SEÑOR

No nome do Pai do Fillo e do Espíritu Santo. Amén
Lector: 
Hai séculos, Galileo escribía: “Que maior estupidez podemos imaxinarnos que a de cualificar de “valiosas” cousas como as xoias, a prata, o ouro e, en cambio, considerar como “viles”, “insignificantes” o planeta e o chan” A xente que obra así debería recordar que se, nalgunha ocasión, a terra e o chan fosen tan escasos como as xoias ou os metais preciosos, non habería ningún príncipe que non estivese disposto a pagar unha bolsa chea de diamantes e rubís ou unha carreta cargada de xoias, para conseguir, simplemente, o pouquiño de terra necesaria para plantar un xasmín nun pequeno testo, ou para sementar unha semente de laranxa e observar como empeza a agromar, como crece e como produce, ao fin, as súas fermosas follas, as súas flores perfumadas e o seu froito exquisito” 

Recitamos xuntos:
Bendí, alma miña, ao Señor! 
Oh Deus, que grande es!...
 Revestícheste de esplendor e maxestade.... 
asentaches a terra nos seus alicerces e non vacilará...
 Pola túa palabra levantáronse as montañas e os vales descenderon ata o lugar que ti sinalaras para eles .... 
enchiches de harmonía toda a terra.  


Respondemos xuntos o que está en negrilla e un lector dí as oracións:

Lector:Oremos para que a humanidade saiba pasar dunha visión totalmente antropocéntrica da vida, á convicción de que a Terra é unha comunidade de suxeitos, unha unidade total da que todos e cada un/a formamos parte: 

Pedímosche humildemente que nos fortalezas. 


Lector:Oremos para que os nosos esforzos e os doutras persoas consigan que as multinacionais e os gobernos respecten a limitación dos recursos naturais e se ocupen da protección do medioambiente: 


Pedímosche humildemente que nos fortalezas. 



Lector: Oremos  para que os nosos esforzos e os doutras persoas poidan protexer os recursos naturais que serán necesarios para a supervivencia das futuras xeracións: 

Pedímosche humildemente que nos fortalezas. 



Lector:Oremos Para que aquelas persoas cuxos corazóns están endurecidos pola ambición e a indiferenza, saiban extraer os tesouros de amor que hai no seu corazón: 

Pedímosche humildemente que nos fortalezas. 


Pensemos un momento, en silencio, que podemos facer para remediar o dano causado á Terra. Comprometamonos a por da nosa parte para remediar o que esté ao noso alcance.



Gloria ao Pai, ao Fillo ao Espíritu Santo. Amén. 


10 de junio de 2020

MUEVEME HACIA TI JESÚS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

San Faustino, amó a Jesús y durante su vida de sacerdote y de maestro propagó la devoción al "Corazón de Jesús". Podemos afirmar esto, ya no sólo por lo que nos han ido trasmitiendo de él por el boca a boca sino por las pruebas escritas.
Escribe el libro "Junio o mes del sagrado corazón de Jesús"; del que a continuación, leemos alguno de los párrafos que nos pueden ayudar a nuestra reflexión y crecimiento como

9 de junio de 2020

UNETE A MOVIMIENTO CALASANCIO

Mayo,
mes especial ara el Movimiento Calasancio: Marcha Mariana, Noche Alternativa ... 
Madre, Divina Pastora,
este mayo diferente por la pandemia "Covid-19"
queremos acogernos bajo tu protección
y te pedimos que nuestros valores: 
ilusión, unión y acompañamiento
los hagamos realidad en nuestra vida.

DANOS, SEÑOR, UN CORAZÓN ACOGEDOR

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

El mes de junio lo dedica la Iglesia a la propagación del "Corazón de Jesús". Hablar de "Corazón de Jesús" es hablar del Amor de Dios.
Pidamos en esta mañana a nuestro Dios, nos conceda un corazón a imagen del que nos mostró Jesús.

Danos, Señor, un corazón acogedor.
Espíritu Santo Creador, que al principio planeabas sobre las aguas, por tu soplo todos los seres han recibido vida. Danos vivir según el Espíritu de Cristo.

Danos, Señor, un corazón acogedor.
Espíritu Santo Consejero, tú has revestido con tu fuerza a los profetas para que rindieran testimonio de tu Palabra. Danos valor para proclamarla nosotros cada día.

8 de junio de 2020

VUELVE A NOSOTROS TUS OJOS


«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, 
llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, 
y buscamos en ti refugio.


Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia, 
y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos.
Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas. 
Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, pide a Jesús, como hiciste en Caná, que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. 
Ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas a este mal que nos aplasta.

Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos que estamos sufriendo,
haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y 
que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.

5 de junio de 2020

DIOS VIO TODO LO QUE HABÍA HECHO Y ERA MUY BUENO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Celebrábamos hoy, día 5 de junio, el día Mundial del Medio Ambiente.
El Papa Francisco con la encíclica "Laudato Si", nos hizo un regalo, que trata sobre el cuidado de la casa común; así es como llama él a la tierra. Nos ayuda a tomar conciencia y a amar al planeta que habitamos.
El Papa al hablar de este documento nos dice, "invito a todos a recibir con corazones

4 de junio de 2020

AMAS A TODOS LOS SERES SEÑOR

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

“Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos”; se lee en el Libro de la Sabiduría. Éste recoge la experiencia religiosa de cómo el universo no surgió como resultado de una omnipotencia arbitraria, de una demostración de fuerza o de un deseo de autoafirmación, sino que el universo, la creación es del orden del amor. 
El amor de Dios es el móvil fundamental de todo lo creado: “Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste …” 
Recoge como toda criatura es objeto de la ternura del Padre, que le da un lugar en el mundo.

Si reconocemos el valor y la fragilidad de la naturaleza, y al mismo tiempo las capacidades que el creador nos otorga, nos permite terminar con el mito

3 de junio de 2020

ALABEMOS A DIOS CREADOR

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

La afirmación del Papa, “La tierra nos precede y nos ha sido dada. Cada uno tenemos el deber de protegerla y de garantizar la continuidad para las generaciones futuras”, proceden de la experiencia religiosa recogida en el libro de los Salmos.
Recitamos juntos el Salmo 148, en el que se nos invita a que todas las criaturas alabemos a Dios creador

Alabad al Señor en el cielo,
alabad al Señor en lo alto.

Alabadlo, todos sus ángeles;
alabadlo, todos sus ejércitos.

Alabadlo, sol y luna;
alabadlo, estrellas lucientes.

Alabadlo, espacios celestes
y aguas que cuelgan en el cielo.

Alaben el nombre del Señor,
porque él lo mandó, y existieron.

Alabad al Señor en la tierra,
cetáceos y abismos del mar,

rayos, granizo, nieve y bruma,
viento huracanado que cumple sus órdenes,

montes y todas las sierras,
árboles frutales y cedros,

fieras y animales domésticos,
reptiles y pájaros que vuelan.

Reyes y pueblos del orbe,
príncipes y jefes del mundo,

los jóvenes y también las doncellas,
los viejos junto con los niños,

alaben el nombre del Señor,
el único nombre sublime.

Reflexión:
Con mi vida, ¿cómo puedo yo alabar a Dios?

¿Cómo es el trato que yo me hago a mi mismo?

Tomo conciencia de la expresión del mural: "la Tierra es un préstamo que tengo que devolver a las generaciones futuras"

Que actitudes tengo que cambiar en mi, para devolver lo prestado en las mismas condiciones que lo he recibido; para no estropear esta Tierra que habito.

Recitamos: Dios te salve María, llena eres de gracia ...
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...

2 de junio de 2020

CUIDEMOS LA CASA COMÚN

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén



Reflexión:
Cierra los ojos y trata de pensar en ti, intenta verte físicamente. Piensa en ti ... ¿Quien te pudo hacer tal como eres? ¿Quién te moldeó todas tus partes del cuerpo? 
Da gracias a Dios por haberte creado así. Siente que sólo pudiste ser creado por Amor.
Piensa en como puedes contribuir a cuidar todo lo creado. Piensa en como utilizas tu inteligencia para contribuir al bien de todo lo creado.
(tiempo de silencio y reflexión)

Recitamos un canto de alabanza a nuestro Dios:

Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.
Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,

y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.
Alabado seas, mi Señor,
por haberme creado a mi. Amén


1 de junio de 2020