31 de mayo de 2018

MADRE DEL CIELO, RUEGA POR NOSOTROS

Evangelio de San Lucas:
En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Y dijo María:
Recitamos juntos:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;
 porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, 
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí;
 su nombre es santo,
 y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo: 
dispersa a los soberbios de corazón, 
derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, 
a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia 
-como lo había prometido a nuestros padres- 
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.»

María permaneció con ella unos tres meses y se volvió a su casa.


AYUDANOS

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.


Juntamos nuestras manos y rezamos:

Ayúdanos, Madre Divina Pastora,
hoy y siempre
a ser generosos y serviciales.
A esforzarnos por aprender

y a ayudar en todo lo que podamos. Amén.






Dios te salve María....


Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

30 de mayo de 2018

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1:
Estamos llegando al final del mes, un mes diferente, un mes en el que hemos tenido muchos momentos para acercarnos a nuestro interior, para acercarnos a nuestra Madre del cielo, para aplaudirla, para cantarla, para emocionarnos con ella; para retomar y orientar nuestra vida.  Tal vez hemos hecho algún proyecto para nuestra vida, quizá en algunas intenciones hemos pensado … 
Acerquémonos hoy, al día que acaba de comenzar con un corazón agradecido por lo vivido a lo largo del mes entorno a la Virgen; para ello nos valemos de la siguiente reflexión:
Lector 2:
Todos conocemos los lápices; alargados y con un pequeño borrador… para cuando nos equivocamos. El borrador es mucho más pequeño que el lápiz,

QUIERO VIVIR A TU LADO

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.



Juntamos nuestras manos y rezamos:



            Quiero vivir a tu lado, Madre, 
sin separarme de ti.

Quiero sentir tus caricias, Madre, 
que soy todo para ti. 
Ésta es mi gran alegría 
y mi razón de vivir.





María, Divina Pastora, nunca nos abandona, siempre nos tiende su mano para seguirla en nuestro caminar.

Cantamos juntos:




Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

29 de mayo de 2018


DEVOCIÓN A LA DIVINA PASTORA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén


María Divina Pastora, es una devoción que se extiende en España a partir de 1703 en que un sacerdote fraile de Sevilla, Fray Isidoro tuvo una visión de la Madre del cielo vestida de pastora. La descripción que dio el sacerdote al artista

GRACIAS POR MI MAMÁ

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.


En esta última semana de mayo celebramos a nuestra MADRE. Vemos el vídeo para sentir el amor y la protección que nos ofrecen nuestras mamás; y también, nuestra mamá del cielo, MARÍA DIVINA PASTORA. Ella nos ofrece protección en cada día de nuestra vida.




Juntamos nuestras manos y rezamos:


Querida María, 
hoy te pido por mi madre.
Es muy buena conmigo.
Yo la quiero de verdad.
Enséñame a valorar
todo lo que mi mamá hace por mí
y por mi familia.
Ayúdame a saber pedir perdón
cuando la enfado.

Que no le falte la buena salud y el cariño de todos nosotros.
Ayúdala a vivir siempre cerca tuya,
a no olvidar que la quieres muchísimo,
y que nunca la dejas sola.
Gracias por darme
una mamá tan buena.





Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

28 de mayo de 2018

MARIA, QUIERO IMITAR TU HUMILDAD

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
El Padre Faustino nos recuerda en sus escritos como debe ser nuestra devoción a la Virgen. Nos dice, que además de dirigirle palabras es necesario imitarla. Sigue diciendo el Padre Faustino,  para imitarla es preciso conocer sus virtudes y esforzarse en practicarlas.
Una de estas virtudes que san Faustino inculca esté presente en sus colegios y que copió de María, nuestra madre del cielo, es la HUMILDAD.
Nos dice que María sobresale entre los humildes que confían en el Señor:
       - en la respuesta a Dios, con su hágase,
       - con su confianza siempre puesta en Dios y no en sus propias fuerzas
       - y con su vivir en total disponibilidad a la acción del Espíritu Santo.
Reflexionamos en como andamos de humildad; ¿confiamos más en Dios que en nuestras propias fuerzas?
(hacemos unos momentos de silencio)
Pedimos a María nos enseñe a ser humildes como ha sido ella. 
Recitamos juntos: Dios te salve María, llena eres de gracia ... 
Divina Pastora, Madre mía,
Yo hijo tuyo me ofrezco a ti 
y te consagro para siempre 
todo lo que me queda de vida. 
Mi cuerpo con todas sus miserias,
mi alma con todas sus flaquezas,
mi corazón con todos sus afectos y deseos.
Todas mis oraciones, trabajos, amores,
sufrimientos y combates; 
en especial mi muerte con todo lo que le acompañe,
mis últimos dolores y mi última agonía
madre, acuérdate de este tu hijo
y de la consagración que te hace
Y si yo, vencido por el desaliento y la tristeza
Llegara alguna vez, a olvidarme de ti,
Te pido por el amor que tienes a Jesús
Me protejas como hijo tuyo
Hasta que esté contigo en el cielo.    Amén

Nos unimos al canto:




TE PEDIMOS MARÍA...

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.





Juntamos nuestras manos y rezamos:

Contágiame, María, tu esperanza. 
Que aprenda, al igual que tú, 
a vivir en las manos de Dios. 
Ayúdame a hacer crecer mi fe. 
Madre Buena, 
enséñame a seguir los pasos de Jesús. Amén.

 Peticiones: Te pedimos MARÍA….
-Por los niños que sufren el terror de la guerra.
-Por los que no reciben educación porque tienen que trabajar desde pequeños.
-Por todos los niños del mundo te pido, que los protejas y les des amor.
(Dejamos a los niños que hagan sus peticiones.)



Cantamos juntos:




Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

25 de mayo de 2018

MARIA MADRE Y PASTORA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1.
Apenas fata una semana para que finalice el mes de mayo; Estos días que faltan los vamos a dedicar a nuestra Patrona la "Divina Pastora" y lo hacemos con el corazón agradecido a Ella, nuestra protectora.
Cantamos: 

Lector 2.-  Nuestro colegio fundado y dirigido por las Religiosas Calasancias. Para ellas (las religiosas calasancias), para sus colaboradores (laicos que trabajan codo con codo con ellas), para sus alumnos (nosotros), María ocupa un lugar muy importante en nuestro itinerario formativo. Escuchábamos en la canción "en tu templo yo mi historia comencé, que eres madre yo lo supe desde niño..." 
Si, nuestro colegio es el colegio de ELLA y, ella con un nombre propio "Divina Pastora". Ella es nuestra Madre y Pastora. La misión maternal que ha realizado con Jesús la lleva hoy a término espiritualmente con nosotros. ¿Nos dejamos guiar por ella?
(hacemos silencio)
Lector 3.- En nuestra vida, ¿acogemos a María como la acogió el discípulo Amado? Recordamos el texto del evangelio en donde se recoge las actitudes de este frente a María: " junto a la cruz de Jesús estaban su madre, (...). Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo." Luego, dijo al discípulo: "Ahí tienes a tu madre." Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.
Acoger a alguien en casa supone amor, supone ternura ...  acoge a María en tu casa, en tu corazón.  Ella sí que te acogió en su casa -en su colegio- y lo hace con ternura maternal.
Piensa a lo largo del día en esta virtud de María. Hazle una visita, bien con tu mirada (al cuadro que tienes en clase), bien pasando por el oratorio ... o por el primer o tercer piso en donde están imágenes suyas. Ya ves,... no puedes escapar de su mirada.  Y tu, ¿te paras para mirarla?
                                                        (hacemos silencio)
Regálale hoy un AVE MARIA especial:
Dios te salve María, llena eres de gracia el Señor es ...
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo
Lector
Nai, Divina Pastora...
Todos
Prega por nós.


DIVINA PASTORA

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.



San Faustino tuvo una relación muy especial con María. Tan especial que puso bajo su protección la nueva Orden que acababa de fundar: “Hijas de la Divina Pastora”. Él siempre supo que en María tenía una madre que nunca le iba a abandonar y confiaba plenamente en ella, incluso en los momentos más difíciles de su vida.


Juntamos nuestras manos y rezamos:


“Divina Pastora y Madre, Virgen María
Mientras busco la senda tu eres mi guía
En tu templo yo mi historia comencé 
Que eres madre yo lo supe desde niño
Me enseñaste, mi pastora, 
que la fe y la esperanza, 
y el amor, nos dan la vida.”

  

Cantamos juntos:




Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

24 de mayo de 2018

HA PUESTO SUS OJOS EN LA HUMILDAD


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Recitamos juntos:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor,
 y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; 
porque ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava, y por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,
 porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí: su nombre es Santo, y
 su misericordia llega a sus fieles 
de generación en generación...»

Reflexión:
" Ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava". A estas alturas del siglo XXI no se puede entender ni interpretar las palabras de María tal como aparecen redactadas. La humillación nunca es buena. Lo es el espíritu humilde. Nos dice Jesús "aprended de mi que soy humilde y sencillo de corazón".
María ha vivido desde la sencillez, desde el amor que pone en cada cosa de las que hace. El misterio que la habita la libera interiormente de cualquier cadena; le impide someterse a nadie y le lleva a beber de las fuentes de la vivencia del Dios que nos libera de nuestras esclavitudes.
Pensamos por un momento:
           ¿de qué soy esclavo?
           ¿soy libre a la hora de expresarme?
           ¿tengo un corazón sencillo? ¿cómo lo manifiesto a los demás?

Pedimos a María nos enseñe a tener un corazón sencillo y abierto a las palabras de Dios en nuestra vida:Dios te salve María, llena eres de gracia ...
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu ...

LA MAMÁ DE TODOS.

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.



Recordamos el video de ayer. La muerte de Jesús dejó a María muy triste. Pero Jesús le encomendó una misión muy importante: 
ser la mamá de todos. 
¡Y eso es una suerte!
Miremos a nuestras mamás, ¡qué bien nos cuidan!, nos quieren muchísimo.


Decimos en alto cosas que nos gustan de cómo nos cuidan nuestras mamás.



Juntamos nuestras manos y rezamos:



  

Cantamos juntos:





Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

23 de mayo de 2018

QUE ERES MADRE, YO LO SUPE DESDE NIÑO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Lector 1:
La vida es tan rápida... Cada cosa, cada imagen, cada palabra, es fugaz, presente, efímera. La moda cambia. Las imágenes se van. Hoy se vende una cosa, y mañana otra. Hoy es actual un personaje que mañana está en el olvido. Por eso es muy importante para cada uno saber qué permanece en su vida: quiénes son tus gentes, esos nombres que da igual dónde estés, sabes que son parte de ti. Esas personas con quienes te unen vínculos fuertes. Y es importante no olvidar los caminos recorridos; los momentos en los que has sido feliz, sin trabas, sin nubes en el horizonte, los momentos en que has reído con ganas, con franqueza; y los momentos en los que has llorado, por las cosas que te

NO NOS DEJES SOLOS.

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.

Empezamos la oración con un video de cuando murió Jesús.



Querida María,
 Tú eres la mamá de todos los que formamos la Iglesia. Gracias por no dejarnos nunca solos.

Juntamos nuestras manos y rezamos:



  

Cantamos juntos:




Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

22 de mayo de 2018

AVE MARIA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
El rezo de las tres “avemarías” antes de dormir es una tradición muy cristiana.  Todos conocemos a muchos adultos que lo siguen haciendo noche tras noche.  ¿Tú tienes esta costumbre?.
Lector 2
Cuentan que una niña estaba a punto de ser operada. Uno de los médicos le dice:
- Cierra los ojos, que vas a dormir un rato.
La niña contesta que ella no duerme nunca de día.

MÍRANOS CON TERNURA, MARÍA.

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.



María, míranos con la ternura y el amor con que mirabas a tu Hijo Jesús, pues nosotros también somos tus hijos.
Enséñanos a ser niños con los que Dios puede contar, para todo lo que necesite; a ser amigos de Jesús, a quererle cada día un poco más, y a vivir haciendo felices a las personas que nos rodean.


Juntamos nuestras manos y rezamos:



  

Cantamos juntos:




Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

21 de mayo de 2018

MAGNIFICAT

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1:
Hoy vamos a reflexionar sobre una de las oraciones más recitadas en la historia del cristianismo, la compuso la misma María de Nazaret. El evangelista San Lucas la recoge en el capítulo 1 de su evangelio durante la visitación a su prima Isabel.
Es la oración que conocemos como el canto del Magníficat; María en él proclama la confianza en el poder de Dios que salva y es el liberador de los débiles y

¡BUENOS DÍAS MARÍA!

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.


¡Buenos días, María!
Al levantarnos, decimos “hola” a nuestra mamá, con un beso. También queremos aprender a saludarte, pero no sabemos bien cómo hacerlo. Hay unas palabras que son el mejor saludo. Un saludo que dice que fuiste muy obediente a Dios y así, su Hijo, Jesús, se hizo hombre como nosotros, 
y pudo decirnos que Dios nos quiere mucho.

Un saludo que te llama “bendita”, porque tú has traído vida 
y alegría para todos. Nosotros, lo recordamos y rezamos muchas veces. Ahora, desde el fondo de nuestro corazón, te lo decimos rezando:



Juntamos nuestras manos y rezamos:



  

Cantamos juntos:




Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

18 de mayo de 2018

MARIA ME ACOMPAÑA EN EL CAMINO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1:
Hay días en que miro atrás y descubro que voy acumulando recuerdos. Y si esto pasa cuando uno es joven, qué no será a los ochenta... 
Supongo que en cierta medida empezamos a ser adultos cuando podemos mirar atrás, y vamos teniendo memorias; empezamos a sentir que hay heridas (unas bien cicatrizadas, otras que aún escuecen); que hay situaciones joviales que, al evocarse, no pueden menos que suscitar una sonrisa; que hay rostros que en algún momento fueron tan cercanos y ahora se desdibujan un poco, pero aún me hacen vibrar. Entonces palabras como gratitud,

MARÍA, MADRE NUESTRA

Haz un momento de silencio. Ponte en una postura cómoda y respira hondo para estar en paz por dentro.
Dios está aquí, contigo.


María es la Madre de Jesús, la Madre de Dios. Fue Madre dándole a luz en Belén. Fue Madre también cuidando de sus pasos de niño y educándole con cariño. Y es Madre nuestra.



Oramos:
Gracias María, 

por tu corazón generoso.

Gracias María, 

Por ser tan buena Madre.

Gracias María, 

porque eres Madre nuestra

y de los más débiles, de los tristes,de los enfermos….



Juntamos nuestras manos y rezamos:



  

Cantamos juntos:




Nos Despedimos:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotros..
San Faustino , ruega por nosotros…
Beata Victoria, ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén