31 de marzo de 2020

EL CIRENEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRENEO                                      
(breve silencio)
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

¿Qué te evoca la siguiente imagen?
En estos días esta imagen la vemos o nos la imaginamos muy repetida, no nos damos cuenta que es un imposible pero nos sale de dentro retirar el dolor del otro.
Pensamos en personas que nos imaginamos practicando esto:
personas que tienen miedo al contagio pero siguen asistiendo en sus trabajos por hacer a los demás que no les falte lo necesario.
médicos que hacen lo posible y lo imposible por liberar del final a contagiados.
personas que se acercan al vecino que sabe que está en apuros y le brinda su mano.
...  pon imagen a realidades.
                   toma un tiempo para la reflexión orante
Del evangelio de San Mateo:
"Al salir, encontraron a un hombre de Cirene llamado Simón, y le obligaron a ayudar a Jesús a llevar su cruz. Llegados a un lugar llamado Gólgota, esto es, Calvario ..."

Nadie quería ayudar a Jesús, no hubo espontáneos. El Cireneo es obligado por los soldados a llevar la cruz de un condenado a muerte.
Ser Cireneo es no rehuir de la cruz del hermano, es entender el evangelio del sufrimiento, es ser solidario del hombre humillado.
En un mundo en el que lo importante es aparentar, tener poder y tener dinero, parece que todo vale; que todo se puede comprar y vender, parece que no está bien visto ser espontáneo para servir, para ayudar al que lo necesita.
Por todas aquellos espontáneos, que le sale de dentro, ayudar a cada uno de los enfermos a llevar su enfermedad. TE PEDIMOS SEÑOR, QUE LOS PROTEJAS.
Por todos aquellos enfermos que están solos en su enfermedad. TE PEDIMOS SEÑOR, LOS FORTALEZCAS.
Por aquellas personas que en están en las UCIS, sin el amor de quienes más los quieren. TE PEDIMOS SEÑOR, QUE SIENTAN TU COMPAÑÍA.
Por las personas que están falleciendo por la enfermedad del COVID-19. DALES LA MANO SEÑOR PARA QUE GOCEN DE UN DESCANSO ETERNO.


Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...


30 de marzo de 2020

JESÚS CARGA CON LA CRUZ

En el nombre del Padre, del Hijo del Espíritu Santo. Amén

En estos días muchas personas son nuestro auxilio, están a nuestro servicio. Su misión es llevar sus días pensando en los demás. Se desgastan y sacan lo mejor que llevan dentro, y las fuerzas que no tienen, para que otros estemos protegidos y al margen de los problemas que en primera línea está creando esta situación de pandemia. Muchos de ellos por vocación, por opción, por la llamada que sienten, por ... acogen esta cruz pesada.Su única meta es hacer el bien a esta sociedad.
También a Jesús lo persiguieron por hacer el bien, porque el Amor fue su norma de vida. 

Nos preparamos para reflexionar hoy dando un paso más hacia el misterio que celebramos los cristianos en la Semana Santa.
               (breve silencio)


           
JESÚS CARGA CON LA CRUZ
                      (breve silencio)
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
TODOS:  Por tu cruz redimiste al mundo.

28 de marzo de 2020

El Crucifijo bañado por las lágrimas del cielo y el Papa solo en la plaza vacía

El protagonista 

de la oración que en la tarde del 27 de marzo  celebró el Papa Francisco en una plaza vacía de San Pedro sumida en un silencio irreal, fue Él. El Crucifijo, con la lluvia torrencial que irrigó su cuerpo, añadiendo a la sangre pintada en la madera el agua que el Evangelio nos dice que brotó de la herida infligida por la lanza.
Ese Cristo Crucificado, fue el protagonista silencioso e inerme en el centro del espacio vacío. Incluso El Papa Francisco, no sin esfuerzo y en soledad, haciéndose intérprete de los dolores del mundo para ofrecerlos al pie de la Cruz: “Maestro, ¿no te importa que estemos perdidos?” 
La angustiosa crisis que estamos experimentando con la pandemia nos hace preguntarnos: sobre nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades". Y “ahora, mientras estamos en mares agitados, te suplicamos: ¡Despierta, Señor!”
En una plaza de San Pedro vacía, la sirena de una ambulancia, nos ayuda a pensar no sólo en los contagiados sino también en los millones de personas que su cuarentena es estar al servicio de los demás: atendiendo a los contagiados y promoviendo todo lo necesario para que se eviten ya más contagios. 
El acompañamiento del sonar de campanas en el momento de la bendición eucarística Urbi et orbi, cuando el Papa, aun solo, reapareció en la plaza desierta y azotada por la lluvia, trazando la señal de la cruz con la custodia. Una vez más, el protagonista fue Él, ese Jesús que inmolándose quiso hacerse alimento para nosotros y que también hoy nos repite:

 "¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?... No tengáis miedo".


Al otro lado de la plaza un cuadro de la Madre del Cielo a quien le oramos:


“Oh María, 
tú resplandeces siempre en nuestro camino 
como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, 
que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, 
manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, 
sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, 
para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta 
después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre Divina Pastora, 
a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, 
quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y 
ha cargado nuestros dolores para conducirnos, 
a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. 
No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y 
protégenos de todo mal, o Virgen gloriosa y bendita”.

27 de marzo de 2020

PROTEGENOS SEÑOR

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

El Señor está cerca de los que sufren.

El Señor se enfrenta con los enemigos que nos acechan,
para borrar de la tierra su memoria.
Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias. 
Porque el Señor está cerca de los que sufren.

El Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.
Aunque estemos sufriendo muchos males,
de todos nos libra el Señor. 
Confiemos en Él que está cerca del que sufre.

Él cuida de todos nosotros,
y a ni uno solo abandonará. 
El Señor redime a sus siervos,
no será castigado quien confía en él.
Quiero Señor experimentar que estás cerca.
Amén.


26 de marzo de 2020

JESUS ES CONDENADO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
La primera estación del "Vía Crucis" de Jesús, es decir, del camino de la cruz es su condena a muerte.
Jesús es condenado a muerte. Hoy somos frágiles; estamos expuestos a virus, a enfermedades de una manera mucho más elevada a como estábamos acostumbrados. Esta es la condena de nuestra limitación y debilidad humana, es un hacernos caer en la cuenta, con lo que estamos viviendo, que no somos dioses, que necesitamos pararnos y pensar en lo que es fundamental para nuestra vida humana. Hoy valoramos la salud y vida por encima de todo.
Me detengo a dar gracias a Dios porque me enseña a hacerme consciente de esto a poner en el lugar de Él al padecer ser condenado a dar gracias a Dios porque sigo vivo, por las personas que protegen mi vida.
Pienso en los enfermos, en los que se sienten condenados ya bien porque se sienten que su muerte está próxima, el estar abandonados y despreciados de los demás. Pienso también en las personas que están en estos momentos expuestos a morir por las tareas que están realizando tratando se salvar las vidas de los demás.
Por todas estas personas pedimos a Dios: 
Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.

Danos hoy 
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

25 de marzo de 2020

AVE MARIA

Hoy es 25 de marzo,  un nuevo día en el que os invito a buscar un momento para ponernos en presencia de Dios, haciendo silencio, respirando con tranquilidad y presentando al Señor todo lo que estamos viviendo.
(tiempo de silencio para respirar y para dejar aflorar en el interior eso que estoy viviendo)
Celebramos la fiesta de la Anunciación del Señor a María. Eso que recordamos en el Ave María: Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo ... y bendito el fruto de tu vientre. 
En estos días que son difíciles para todos,  ¿Siento el Señor conmigo?, ¿Siento que Dios me habla?, ¿Percibo de los demás signos de alegría? ¿Quién me ayuda a vivir el “no temas”?

Tal vez, por medio de diferentes personas, noticias, mensajes, descubro signos de alegría, de esperanza, de vida… o mensajes que me llaman en medio de la incertidumbre y me hacen confiar y decir “Hágase en mí”… al igual que le sucedió a María.


Para terminar nos unimos al papa Francisco suplicando a María, en este momento de dificultad:

Oh María,
Tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y esperanza.

Nosotros nos encomendamos a Tí, salud de los enfermos, que ante la Cruz fuiste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, salvación de todos los pueblos de la tierra, sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea, puedan regresar la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, que ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos, y ha tomado nuestros dolores para llevarnos, a través de la Cruz, a la alegría de la Resurrección.

Amén.

24 de marzo de 2020

GRACIAS POR EL VALOR DE "MI CASA"

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén





Mira detenidamente la imagen








En esta mañana, abre tu corazón a Dios. Observa como Él tiene tu casa en el suyo y dentro te tiene a ti.
          tiempo de silencio 
Dirígele una oración de acción de gracias en la que vayas haciendo un recorrido por las personas que están contigo en casa. Fíjate en un valor que estas reconociendo estos días de cada una de las personas que estos días pasas muchas horas con ellos en casa y por dichos valores da gracias a Dios.
Pídele a la vez por cada uno. 
Piensa si estos días no te portas como tienes que portarte con alguno de ellos. Si lo consideras, pídele primero perdón delante de Dios y después vete a pedírselo a la persona.
Finalmente pídele por las necesidades de tu casa, de tu familia ...
         tiempo de silencio
“Señor te presento también en mi oración de la mañana a los médicos, a los agentes sanitarios, enfermeras y enfermeros, voluntarios, personal que limpia y desinfecta...  a las autoridades que deben tomar medidas duras. A los policías, a los soldados en la calle que siempre tratan de mantener el orden, que se cumplan las cosas que el gobierno nos pide que hagamos por el bien de todos. A los que viven solos, a las personas que se encuentran trabajando para proporcionarnos a los que estamos en casa lo necesario, a los que están pasando situaciones económicas difíciles, y a todos nosotros que nos cuesta esta forma de vivir”. Por todos recito la oración que tu nos enseñaste: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. 
Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.
San Faustino, RUEGA POR NOSOTROS.

23 de marzo de 2020

EL SEÑOR HIZO MILAGROS EN MI FAVOR


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
La primavera no lo sabía, nos va repitiendo la poetisa. Hay tantas cosas que no sabemos y al igual que en el poema la primavera sigue su ritmo, dando vida, hasta llegar al verano, nuestras actitudes lo que está naciendo en mi tampoco se detiene.

Iniciamos una nueva semana, hemos vivido la primera semana que nadie hemos programado, que a nadie se nos pudo ocurrir que la viviríamos y seguro que en nuestro interior empezaron a brotar lo que en nuestro corazón estaba dormido. 

Os invito a hacer una respiración profunda; ... pararnos como nos invita la poetisa; entrar dentro y elevar un canto de acción de gracias desde el interior al Dios que nos acompaña. Pensar en esas cosas que he vivido en la primera semana no programada y dar gracias a Dios por haberme dado la posibilidad de descubrir vida que no había valorado hasta este momento.

Se pongo nombre a esas cosas y doy gracias a Dios por ellas. 
                                  tiempo para la reflexión

El Señor me dio una familia, ¡qué regalo!
Repiten mi nombre con cariño, con paciencia y esperanza,
y me hacen crecer porque me aman.

El Señor me dio la fe y una comunidad de hermanos. ¡Puro don!
Mi Dios me pone nombre nuevo y de Él escucho palabras nuevas
y ojos nuevos para ver la luz que permanece, que transforma,
porque me ama y yo quiero amarlo.

El Señor me dio su Espíritu
en el regalo de su Hijo, ¡qué generosidad!.
Me llena de vida nueva,
anuncio de vida eterna  por amor.

El Señor hizo milagros en mi favor:
el milagro de la vida y de la fe,
el milagro de la gracia y del Espíritu,
el milagro del amor.

Siempre que hay amor es un milagro,
siempre que hay amor, sonríe Dios.
Salir de sí y acercarse al otro, es milagro.
Olvidarse a sí y dedicarse al otro,  es milagro.
Perdonar y no vengarse, es milagro.

“El Señor hizo milagros en mi favor”
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

22 de marzo de 2020


EN EL IV DOMINGO DE CUARESMA -DESDE LA PARROQUIA- UN SALUDO A TODOS











IV DOMINGO DE CUARESMA DESDE LA PARROQUIA

18 de marzo de 2020

PADRE FAUSTINO VELA POR LA SALUD

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
El dolor humano que produce la enfermedad no ha sido algo ajeno a la sensibilidad del Padre Faustino. Hasta el punto de considerar que sus medicamentos es uno de sus legados a la humanidad.
San Faustino, fue un hombre de ciencia, su amor a esta faceta, recoge en grado superlativo la inclinación de acercarse al hombre doliente, al enfermo y liberarlo del sufrimiento de la enfermedad. Es el quien nos revela el motivo de su dedicación a la investigación científica; nos dice: "Si a ejemplo de mi Divino Maestro debo mirar en primer término por la salud del alma, también estoy en la obligación de atender, según mis fuerzas a la del cuerpo".
Lector 2
El Padre Faustino en Cuba experimenta la debilidad de la enfermedad y esto marca su vida, despertando en él el deseo de estar cerca del que sufre aliviando su dolencia. 
De varios de los rasgos característicos en él: su caminar cercano a las necesidades del hombre de su tiempo, su preocupación por el que sufre en el cuerpo, su amor a la ciencia,

17 de marzo de 2020

TU QUE HAS CURADO ...

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Os invito a orar a pesar de nuestras propias dificultades en este momento actual y presentando a nuestro Dios las necesidades de los que nos rodean:

Señor Jesucristo, médico de nuestras vidas,
que has conocido en el transcurso de tu existencia
mujeres y hombres enfermos en cuerpo y espíritu.

Los has curado, los has consolado,
y también los has sanado,
y siempre los has liberado del miedo, de la angustia
y de la falta de esperanza.

Le pediste a tus discípulos que trataran a los enfermos,
que consolaran a los que sufren,
para traer esperanza
donde hay abatimiento.

Te pedimos, Señor:
bendice, ayuda e inspira
a todos nosotros y los que se encuentran al lado de los enfermos, de los
ancianos, de las personas solas y desvalidas.

Danos fuerza, fortalece la fe,
reaviva la esperanza y aumenta la caridad.
Así estaremos en profunda comunión con los que sufren
y en comunión de amor contigo, Señor,
médico de nuestras vidas.

Amén.
Confiamos nuestro día a María, nuestra Madre del cielo

16 de marzo de 2020

DIOS TE ESPERA EN ...

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Leemos unos versos del evangelio de la liturgia de ayer, tercer domingo de cuaresma.
 Jesús, cansado del camino,
estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía. Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice:
-«Dame de beber.»

-«¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? »

Jesús le contestó:
-«Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva.»
La mujer le dice:
-«Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?.

Haz una respiración profunda antes de continuar...
Tal vez te sientas cansado o cansada, con desánimo, ... para empezar una nueva forma de vida. Nos han precedido unos días de mentalización para acomodar nuestras rutinas a una nueva forma de cumplir con nuestros deberes de estudiantes. 
La Palabra de Dios que acabamos de leer nos invita a sentarnos junto al manantial, Jesús  -nuestro Dios- y tomarnos un tiempo para encontrarnos con quien nos puede ayudar a llevar esta situación que nos ha tocado y sin esperarla. De la misma manera que la samaritana no podía imaginar lo que cambiaría en ella el encuentro con el que le ofrece su agua. Hoy quiere ofrecértela a ti, a mi ... a cada uno según su realidad personal.
  Os invito a unos momentos de silencio para este encuentro con el "agua que da la vida.

María, nuestra Madre del cielo, nos acompaña en nuestro camino, a ella me dirijo, en este momento histórico en el que estamos sufriendo una pandemia:

Nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que nos proveerás, para que, nos pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

 “A tu amparo y protección, Madre de Dios acudimos.
 No desprecies nuestros ruegos y de todos los peligros, 
Virgen gloriosa y bendita, 
defiende siempre a tus hijos”

15 de marzo de 2020

ORACIÓN DEL PAPA

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libranos de todo peligro, o Virgen gloriosa y bendita”.

13 de marzo de 2020

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
Leemos en el punto 155 de la encíclica Laudato Si, "Cabe reconocer que nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y con los demás seres vivientes.
Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana"
Lector 2
Reflexión:
Acepto, respeto y cuido mi cuerpo, proporcionándole, además de alimentación sana, ejercicio físico y descanso adecuado y una armoniosa relación con el ambiente y los demás seres.

           tiempo de reflexión

Lector 1
En una de las cartas que el Padre Faustino escribe a una

12 de marzo de 2020

DEJEMOS OBRAR A DIOS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Lector 1
Nos detenemos en la imagen. (silencio)
Es la Capilla del Beato Padre Faustino Míguez de Getafe.
En el centro el Altar. El altar, es el lugar central para la celebración de la Eucaristía. Al principio del cristianismo la eucaristía se celebraba alrededor de una mesa en una casa familiar.
En el siglo IV con las persecuciones a los cristianos, estos tienen que esconderse para celebrar la Eucaristía en las catacumbas; utilizan las piedras que cubrían las tumbas de los mártires como altar para la celebración.
El altar de nuestra imagen, se encuentra situado sobre una tumba. Es la tumba de nuestro Padre Fundador. 
(silencio)
Lector 2
El Padre Faustino Míguez, ha sido enterrado en el cementerio municipal de la ciudad de Getafe. Cuando se hace la limpieza de las tumbas se ha encontrado su cuerpo sin corromperse. Las religiosas calasancias, llenas de satisfacción al poder tener entre ellas a su Fundador, lo han trasladado a la capilla del colegio. En el año 1998, con motivo de su beatificación se ha abierto su tumba y se ha revestido su cuerpo con los atuendos sacerdotales; se ha depositado aquí donde permanece.
Su urna tiene inscrita la frase que fue lema en su vida: "DEJEMOS OBRAR A DIOS QUE PARA MEJOR SERÁ". En las circunstancias difíciles, en los momentos duros, cuando veía todo oscuro ... su frase confiada en la voluntad de Dios le sirvió de sostenimiento, "dejemos obrar a Dios ...

                              (silencio)
Lector 1
Damos gracias a san Faustino por su ejemplo de vida de confianza en Dios y le pedimos su protección. Decimos juntos:
Te damos gracias, Padre de amor y misericordia,
porque hiciste de san Faustino
un camino de evangelio desde el servicio
a los niños y jóvenes,
a la promoción integral de la mujer
y al necesitado de la salud del amor. 

Haz que, imitando su ejemplo,
sepamos hacer de nuestra vida
una entrega incondicional
a los humildes y pequeños
en el seguimiento de tu Hijo. 
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

11 de marzo de 2020

LA MISERICORDIA A LA QUE SOMOS LLAMADOS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
“La misericordia a la cual somos llamados abraza a toda la creación, que Dios nos ha confiado para ser cuidadores y no explotadores, o peor todavía, destructores”. (Papa Francisco)

Lector 2
¿En qué medida eres cuidadosa o cuidadoso con la naturaleza?
¿Qué actitudes tienes que cambiar en ti para que te consideres misericordioso con lo que te rodea?
Da gracias a Dios por la creación. Da gracias a Dios por ti. Por cada uno de los miembros de tu familia. Da gracias a Dios por los seres creados que no te son simpáticos.
                             (tiempo de silencio y oración)
Lector 1
Recitamos a María juntos:

 Divina Pastora, Madre mía,

    yo hija/o  tuya/o me ofrezco a ti
y te consagro para siempre
todo lo que me queda de vida.
Mi cuerpo con todas sus miserias,
mi alma con todas sus flaquezas,
mi corazón con todos sus afectos y deseos.

Todas mis oraciones, trabajos, amores,
sufrimientos y combates;
en especial mi muerte con todo lo que le acompañe,
mis últimos dolores y mi última agonía.

Madre, acuérdate de esta/e  tu hija/o
y de la consagración que te hace.

Y si yo, vencida/o por el desaliento y la tristeza,
llegara alguna vez a olvidarme de ti,
te pido por el amor que tienes a Jesús
me protejas como hija/o tuya/o
hasta que esté contigo en el cielo. Amén
Madre Divina Pastora, ruega por nosotros

10 de marzo de 2020

DESCUBRE LAS HUELLAS

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
Tú supiste descubrir las huellas
del que es Camino, Vida y Verdad.
Tú aceptaste encender la antorcha,

abrir nuevos senderos para caminar.
Lector 2
Nos dice el Papa Francisco en la Laudato Si," Cuando se habla de medio ambiente se indica particularmente una relación, la que existe entre la naturaleza y la sociedad que la

9 de marzo de 2020

P. FAUSTINO INTERCEDE POR NOSOTROS



Lector 1
A lo largo de la semana pasada hemos ido recordando a san Faustino Míguez, su vida, su obra y sus múltiples facetas, siempre dedicadas a Dios y a los demás. 
Reflexionamos hoy sobre sus comienzos.
Lector 2
Todo comienza muy cerca de aquí, en una pequeña aldea, en Xamirás, Acebedo del Río, Celanova,  el día 24 de marzo de 1831. Allí nace Manuel, hijo de Benito

6 de marzo de 2020

SAN FAUSTINO MÍGUEZ

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 
¿Y que es un Santo?. Una persona de a pie de calle, como tú y yo, que decide por encima de todo, escuchar la voz que habla en su corazón e intenta vivir desde Dios. 

El Padre Faustino encontró la verdadera sabiduría. Optó en su vida por “entrar en la realidad”, por profundizar en el sentido de cada cosa... no se conformó con lo superficial.  De una manera especial encontró en “lo pequeño”, “lo sencillo y cotidiano”

5 de marzo de 2020

SOY DEL PUEBLO Y PARA EL PUEBLO

Lector 1
De adolescente, Manuel siente que Dios es cada vez más importante en su vida y manifiesta a su familia su deseo de ser sacerdote. Junto a su hermano Antonio, a la edad de 14 años, va al internado y seminario del Santuario de Nuestra Señora de los Milagros. Allí

4 de marzo de 2020

ENSEÑAR AL QUE NO SABE

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
HAZ CLIP
Lector 1
Acabamos de escuchar la canción con la que queremos homenajear al san Faustino.

El Padre Faustino ha consagrado su vida a la educación. Como educador, hay que destacar su entrega diaria, su trato amable, humano y delicado con los alumnos, el carácter experimental y práctico que da a las asignaturas que imparte, su capacidad de animar y alentar hacia el bien, y su preocupación por los alumnos más atrasados. Los libros que escribió: Nociones de Historia Natural, Nociones de Física Terrestre y Diálogos sobre las Láminas de Historia Natural, son un material didáctico que ayuda a fijar los conceptos de estas materias.
Lector 2
Su preocupación por enseñar al que no sabe no se reduce al ámbito de la escuela. Sale a la calle y se fija en la necesidad que tiene la mujer de ser

3 de marzo de 2020

PADRE FAUSTINO, SAMARITANO DEL DOLOR ESPIRITUAL

No nome do Pai, do Fillo e do Espíritu Santo. Amén
Nos unimos a la canción:
letra de la canción
Como cualquier hombre que atento 
Vive la palabra del Señor 
Tú fuiste testigo en esta tierra 

2 de marzo de 2020

MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
Iniciamos la semana recordando a un gran hombre, san Faustino; para nosotros Padre Faustino Míguez.
A lo largo de la semana vamos a recordar al Padre Faustino como un hombre ejemplo de misericordia, o lo que es lo mismo, "misericordioso como el Padre".
Pero, ¿cual es el significado de "misericordioso"? ¿de misericordia?.
Lector 2
La palabra misericordia, poco utilizada entre nosotros; hasta nos puede parecer que ha entrado en desuso. Si hacemos una estadística de los vocablos que utilizamos al final del