15 de enero de 2021

GRACIAS POR LA FE


Te damos gracias Señor por la fe que nos ha mostrado Madre Victoria, le pedimos a ella nos conceda la gracia de parecernos a ella. Recitamos juntos su oración:
Señor, Padre nuestro,
Tú que concediste a M. Victoria
la gracia de entregar su vida por Cristo
al servicio de la Iglesia en el Instituto Calasancio,
y la fortaleciste para permanecer
siempre fiel en su seguimiento
y aceptar generosamente la prueba del martirio,
ayúdanos en nuestra debilidad
para que también nosotros, como ella,
permanezcamos firmes en la fe
y dispuestos a entregar la vida por los demás.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

14 de enero de 2021

MUJER GENEROSA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 

Lector:
La Iglesia proclamó las virtudes de M. Victoria Valverde el día 13 de octubre de 2013. 
Nosotros hoy nos vamos a fijar en una de ellas: su generosidad. Algunas de las personas que la han conocido dicen de ella:                                             "A través de las cosas sencillas supo entregarse a Dios y, olvidada de sí misma, pensó en los demás y se dio a ellos". 
Pocos días antes de su muerte, dijo: “Mientras quede aquí una de mis hijas, aunque me cueste la vida, no las abandonaré”.

"En la misión apostólica sus preferencias fueron las de Cristo. Sus alumnas y las religiosas, sobre todo las jóvenes, fueron sus grandes amores por Amor de Aquel que le pedía dedicar a ellas todos sus desvelos". 

"Su caridad y entrega queda patente en el deseo que expresa de trabajar sin descanso por su amada Congregación y en su actitud profunda y radical de estar dispuesta por ella a todo".

"No tuvo enemigos, dada la suavidad y delicadeza de su trato. Su vida fue sencilla pero fructífera en el amor y en la entrega. Hacía suyas las penas y sufrimientos de los demás, y siempre estaba dispuesta para ayudar y aportar lo mejor de sí". 
                                                      (reflexión)

Pedimos al Señor, por todos nosotros para que la Vida de Madre Victoria nos plantee interrogantes en la nuestra. Le pedimos a ella nos enseñe a acercarnos cada día más a los valores del evangelio y hagamos vida en nuestras vidas las siguientes Bienaventuranzas que leemos juntos:

BIENAVENTURADOS los jóvenes que tienen un concepto claro de que los hombres no son cosas, y defienden la justicia, la libertad y la verdad; porque participan de la bondad de Dios.

BIENAVENTURADOS los jóvenes que creen en el amor; porque encontrarán razones para vivir.

BIENAVENTURADOS los jóvenes de corazón generoso, que viven gratuitamente para los demás, con disponibilidad y alegría; porque han elegido el MEJOR camino para ser felices.

FELICES los jóvenes que dan testimonio de hermandad en un mundo dividido y enfrentado; porque en ellos se hace presente Jesús, el HERMANO de todos.

DICHOSOS los jóvenes que luchan por un mundo mejor: porque ellos se sentirán más humanos.

DICHOSOS los jóvenes que luchan por la paz; porque en su entorno no habrá nunca violencia ni guerra.

DICHOSOS los jóvenes que luchan por la justicia; porque de ellos brotará la paz.

BIENAVENTURADOS los que lo dan todo, sin esperar nada a cambio; porque en ellos se manifiesta el rostro de Dios.

FELICES los jóvenes que lo arriesgan todo por amor a los demás; porque recibirán el ciento por uno.

FELICES SERÁN, SOBRE TODO... si saben reconocer al Señor en todos los que encuentran:
* ellos han encontrado la verdadera luz
* han encontrado la verdadera sabiduría
* han encontrado el AMOR

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Beata Madre Victoria, RUEGA POR NOSOTROS

13 de enero de 2021

ROGANDO CONTINUAMENTE A LA VIRGEN

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Lector 1
En la oración de ayer leíamos como Madre Victoria prepara el equipaje para el viaje y estancia final:
el crucifijo, el rosario y el chal. 
No necesitaba más y como muestra de su desprendimiento deja el rosario encima de la cama. 
Por testimonio de Sor Teresa de Jesús Cuesta, religiosa Trinitaria, salvada por un individuo del Frente Popular horas antes de que Madre Victoria fuese asesinada sabemos lo que hicieron las horas que precedieron a su fusilamiento. 
Podemos concluir que confió en Dios,  y la Divina Pastora estaba sosteniéndola.
Lector 2
Dice esta Hermana: "Rezamos el Rosario juntas y pedimos a la Virgen que nos diese valor para confesar con entereza el Santo Nombre de Jesús hasta el último suspiro. Puedo testimoniar que estábamos preparadísimas para morir, rogando continuamente a la Virgen que nos ayudara, deseando que llegara el momento ..."

Lector 1
Reflexión:
Rogando continuamente a la Virgen que nos ayudara ... 
María siempre nos ayuda, si se lo pedimos de corazón. ¿Sentiste alguna vez esta ayuda de la Virgen?. ¿Se la pides en tus momentos de dificultad?. ¿Cual es mi relación con la Madre del Cielo?.
No lo olvides Ella está siempre ahí...
       (tiempo de silencio y reflexión orante)

Rezamos a María, Divina Pastora, nuestra consagración. Pensamos en las palabras que le decimos juntos:
Divina Pastora, Madre mía,
yo hija/o  tuya/o me ofrezco a tí
y te consagro para siempre
todo lo que me queda de vida.
Mi cuerpo con todas sus miserias,
mi alma con todas sus flaquezas,
mi corazón con todos sus afectos y deseos.
     
Y si yo, vencida/o por el desaliento y la tristeza,
llegara alguna vez a olvidarme de Tí,
te pido por el amor que tienes a Jesús
me protejas como hija/o tuya/o
                      hasta que esté contigo en el cielo. Amén
Compromiso para el día de hoy: tener un recuerdo para la M. Victoria y lo mismo que ella rezar a María la Virgen, el Ave María.

12 de enero de 2021

TU CORAJE SEA MAYOR QUE TU MIEDO

In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit. 
Lector 1:
No nos es fácil manifestar nuestra fe en nuestros ambientes; son muchas las dudas que nos hacen plantearnos el tema y en muchos momentos podemos tener sensación de estar perseguidos por defenderla. Hoy todos los que nos consideramos pertenecientes a la familia calasancia recordamos a una mujer que ha dejado su colegio perseguida por su fe, hasta el punto que otros le han arrebatado la vida; por confesar, por decir, por no esconderse ... de que su Dios lo era todo para ella. 
 (hacemos silencio).

Lector 1:
Esta, la protagonista de nuestra semana, se llama  Madre Victoria Valverde. No es un nombre conocido, pero para nosotros si. Forma parte de "nuestra familia", vivió como religiosa calasancia hasta que la madrugada del 13 de enero de 1937 la fusilaron. 
Os transcribo como una testigo narra la salida de esta mujer hacia la muerte: " el día 12 de enero, sobre las 8 de la tarde, noche fría de invierno, sentimos llamar muy fuerte a la puerta gritando, ¿está aquí la superiora de San Francisco?. Madre Victoria se estremeció y dijo: ¡Ya vienen por mi!. Abrimos la puerta; eran dos milicianos. Ella dijo: subiré por mis cosas, esperen un momento.
Yo la seguí y subí al cuarto con ella; la quería y admiraba muchísimo. Cogió el Rosario y el Crucifijo, se lo puso al pecho y se arrodilló para rezar. Yo le dije, Madre Victoria, déjeme el rosario; donde va, lo va a perder. Me lo dejó encima de la cama. Se oía gritar ¡qué baje pronto!. No me dijo palabra, envuelta en el chal, bajó silenciosa su figura diminuta. Se despidió de nosotras, la llevaron andando. Salí a la puerta y la vi partir, en la noche oscura y triste, escoltada por dos milicianos. Nos quedamos apenadísimas, seguras de lo que sucedería.
Al día siguiente, nos enteramos que la habían martirizado en la madrugada, juntamente con otras personas".

Madre Victoria, supo vencer el miedo porque el Amor a Dios la empujaba.
(silencio)
Lector 1:
Reflexión: 
¿Por qué cosas subió Madre Victoria para el "viaje" que le habían preparado?
¿Dónde toma Madre Victoria fuerzas para este "viaje"?
¿Cómo es su fe? ¿Y la tuya, en que se apoya?

                                          (Tiempo de silencio y reflexión)
Lector 2:
Cuando el miedo llama a nuestra puerta es difícil hacerle frente y acogerle como parte de la vida.
El miedo nos paraliza, se apodera de nosotros hasta tal punto de bloquearnos la razón y obstaculizarnos el sentido común.

El miedo es una reacción lógica ante cualquier cosa que supone para nosotros un peligro, pero la valentía y el coraje también son elementos que están muy presentes dentro de nosotros.

Por eso, cuando tengas alguna situación por la cual sientas miedo o pánico recuerda que tu valentía siempre puede ser mayor. Son muchos los dones que tienes para poder enfrentar esos miedo que con frecuencia te visitan.
Sopla fuerte cuando brote en ti el miedo, no huyas... el miedo no se soluciona con la huida, se soluciona enfrentándolo.
Recuerda que Dios nunca nos abandona y, por encima de todo y de todos, siempre está ahí velando por nosotros.

Decimos Juntos: Gracias Señor por tu presencia y cercanía con nosotros. 
Señor, Padre nuestro,
Tú que concediste a Madre Victoria
la gracia de entregar su vida por Cristo
al servicio de la Iglesia en el Instituto Calasancio,
y la fortaleciste para permanecer
siempre fiel en su seguimiento
y aceptar generosamente la prueba del martirio,
ayúdanos en nuestra debilidad
para que también nosotros, como ella,
permanezcamos firmes en la fe
y dispuestos a entregar la vida por los demás.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo ...


11 de enero de 2021

NO PODRÁN ALEJARME DE ÉL

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Ayer domingo, con la fiesta de la celebración del Baustismo de Jesús,  se nos invitaba a tomar en serio la propagación de nuestra fe. En esta semana que iniciamos, vamos a reflexionar sobre el compromiso de una mujer, que para nosotros es de nuestra familia, pertenece al grupo de mujeres que siguieron los pasos de san Faustino. Madre Victoria, por defender su fe se dejó maltratar y matar.  
En la canción que vamos a escuchar, resonará varias veces, "Aunque lo intenten no podrán alejarme de Él ...". Es el resumen de la vida de M. Victoria y una invitación a que estas palabras suene dentro de nosotros.
Escuchemos la canción en ambiente de oración: "Matinach -alejarte de Él-"


Pedimos a Dios nos conceda el don de llevarle siempre en nuestro corazón. Decimos juntos:
Padre nuestro que estás en el cielo ….
Gloria al Padre, al Hijo y al ….
M. Victoria, RUEGA POR NOSOTROS

10 de enero de 2021

M. VICTORIA VALVERDE

Un recorrido por su vida
M. Victoria Valverde, nace a finales del siglo XIX en Vicálvaro (Madrid) en una familia jornaleros de profesión. Nada sabemos de su infancia, pero si conocemos que su llamada a la vida religiosa la descubre entre las Hijas  de la Caridad en el Orfanato del Asilo de San Bernardino que éstas religiosas dirigían en Alcalá de Henares ( Madrid).

Aunque desconocemos el tiempo que vivió aquí, sí conocemos el reglamento que regía la vida interna de estas niñas y jóvenes; en el artículo 6, de este reglamento, dice: “Instruyendo a las acogidas en el catecismo de la doctrina cristiana, y haciendo que se apliquen a las labores propias de su sexo, como coser, remendar, zurcir y además se le enseñará a leer, escribir y contar, reglas de urbanidad y economía doméstica para dirigir bien una casa o familia..". Podemos concluir que la formación recibida por M. Victoria en los años de su adolescencia está basada en las exigencias de la sociedad de su época y recoge el ideal educativo marcado por la ley Moyano. 

No conocemos su expediente académico pero por lo que nos dicen los informes que se conservan de ella en los primeros meses de entrar en la congregación podemos concluir, que en esta primera etapa de su vida aprovechó el tiempo y asentó en ella la formación recibida: 
"No tiene nada ni nadie, pero sí, excelentes manos para las artes.
Es muy exacta en el cumplimiento de sus obligaciones.
En la clase se conduce bien"

De lo que precede podemos concluir que su valor está en lo que ES; ha calado en ella el contacto y la comunicación con su Dios que la sostiene, es una mujer responsable y tiene una clara vocación de Educadora.

Su primera comunidad Religiosa es Sanlúcar de Barrameda; aquí da sus primeros pasos como Religiosa Hija de la Divina Pastora. 
De ésta época sabemos que una de sus primeras ocupaciones fue la preparación y formación para la misión; nos consta por las crónicas de esta comunidad que a Sevilla va a examinarse. Una vez concluida esta etapa formativa es destinada al colegio que la Congregación  tiene en Monóvar (Alicante), en donde imparte su misión de educadora desde el 5 de octubre de 1912 al 10 de agosto de 1915 que atraviesa España de Este a Noroeste para cumplir con la obediencia.
Llega a Monforte de Lemos cuando se están haciendo los preparativos para iniciar en esta población un colegio.
Es en esta población donde M. Victoria afirma y confirma su vida de entrega a Dios; hace su profesión religiosa para siempre. Promete a Dios Padre Hijo y Espíritu Santo, Pobreza, Castidad y Obediencia, según las Constituciones del Instituto, tal como dice la fórmula que ella ha pronunciado ese 17 de septiembre de 1916, en una celebración pública y solemne en la Iglesia de Nuestra Señora de la Regua. Las alumnas del colegio son testigos, participando de dicha celebración en la que expresa  su compromiso de ser fiel a Dios, y su entrega a la misión educadora. En el acta de este día queda estampado la expresión: "su veracidad y ejemplar conducta".
Está en estas tierras gallegas hasta finales de julio de 1917, que sale para Monóvar.

No va a ser Monforte el único lugar en que a M. Victoria se le confía en el Instituto iniciar los primeros pasos  de una misión. También en la ciudad de Martos (Jaén) pone las bases firmes en la implantación de un nuevo Colegio. En esta etapa se entrega a la misión educadora con el Amor como norma de vida. 
Su amor y su saber conducir  la vida no pasan desapercibidos a sus superiores que muy pronto la nombran Superiora de esta casa de Martos, en donde sabe ganar el cariño de esta población. Dice una de sus alumnas de esta época: “Tenía una manera de ser con mucha amabilidad” y otra "el amor a sus monjas era muy grande, a la gente la quería lo mismo; siempre daba consejos y hablaba de Dios”.
El día 21 de junio de 1924 toma posesión como Madre superiora del Colegio y casa Noviciado de Sanlúcar de Barrameda. Un momento muy delicado de la congregación por encontrarse ésta en una situación difícil, provocada por el fallecimiento inesperado de la M. General. Aquí permanece hasta 1931 en que vuelve  a ser trasladada  al colegio de Martos.
Estos años en Sanlúcar  están marcados por la enfermedad; tiene que abandonar este pueblo para buscar cura en Getafe. Aquí convaleciente  de su dolencia hace vida de comunidad y al ser trasladado el noviciado de Sanlúcar a Getafe pasa horas en éste, acompañando y enseñando a las novicias. Una de las novicias de entonces dice de ella que destaca su "delicadeza y bondad".
Una de sus alumnas de Sanlúcar, María Rosa Ñudi,  dice de M. Victoria: “vivaracha, dinámica, con mucha energía, valiente, seria...” valores que adquirió por su formación regia y por su vida entregada.
Aquí en Sanlúcar vive de cerca las consecuencias de las revueltas sociales y de los desprecios que se inician contra la Iglesia tras la proclamación de la segunda República.
El 13 de mayo de 1931 incendian el Convento de los PP Capuchinos y algunas Religiosas de la Comunidad de Sanlúcar dejan el colegio para refugiarse en casas de personas allegadas al mismo. M. Victoria ya manifiesta en esta ocasión la voluntad de no abandonar el Colegio. La insistencia  de algunos de los hombres cercanos a las religiosas que vigilaban durante las noches éste, consiguieron que pasara algunas de estas noches en casa de la familia Colón Delgado, situada en la c/ Regina. En esta casa, en estos días de revuelta también se resguardó el Santísimo, dice María Rosa Ñudi, testigo presencial de estos días, "Le costó mucho trabajo que saliera de la capilla el Santísimo”.  
Una hermana de la comunidad de este año dice de ella: “Para nosotras era una verdadera madre; por todas se preocupaba. Sus virtudes: muy dulce en el trato, cariñosa, recogida y silenciosa”.
De los años de su estancia definitiva en Martos conservamos algunos testimonios de alumnas que testifican en el proceso de beatificación de M. Victoria; dicen de ella: "su amabilidad la definía como mujer de fe y caridad", y una de sus hermanas de comunidad testifica: se sacrificaba siempre buscando el bien de los demás, a costa de sí misma.
Era una mujer de fe, esperanza y caridad".
M. Natividad Vázquez, Superiora General del Instituto, el día 1 de febrero de 1936 dirige una circular a todas las casas;  en ella recoge la necesidad de orar por la Iglesia, en este momento en que está perseguida, por el Instituto y por cada una de las religiosas. Dice, "nos: afirme más en la fe y en la fidelidad a nuestra vocación religiosa(...) que Dios nuestro Señor nos de su santo amor y gracia para serle fieles y nos haga dignas de padecer y sufrir por El (…) Por nuestra parte sepamos serle fieles hasta la muerte si fuésemos dignas de sufrirla por El .(...). Es en este mes de febrero cuando las Religiosas dedicadas a la enseñanza se encuentran con especiales dificultades, prescinden del hábito Religioso en las clases y en la calle. 
La sensibilidad de M. Victoria, como lo confirman algunos testigos que testifican de ella sobre su martirio, capta y la va preparando para lo que será su "Sí" definitivo al martirio. Es un "SI" aceptado desde el dolor y preparado desde la aceptación de su respuesta a la voluntad de Dios, es el si de dar la vida por el otro  - si ella huye, otra religiosa sería sacrificada-. Ella siempre dijo: "yo soy la superiora y respondo por todas" "mis hijas no han hecho nada, yo soy la responsable  de todo y la que de e sufrir lo que a ellas les quieran hacer".
La  reflexión de la circular de la que había sido su maestra de novicias seguramente le ha hecho recordar las enseñanzas  de su etapa de formación en donde más de una vez les hablara de las exigencias del seguimiento de Jesús con el mismo entusiasmo que el Padre Fundador se dirigía a ella en una carta que conservamos ¿Por qué te apuras? ¿No tienes a Dios contigo? ¿No tomaste posesión en nombre  de la Divina Pastora?"(...) "Siempre atenta a cumplir su santísima voluntad y procurar su gloria a conducir a todas por la senda de la virtud, yendo tu delante..."

Por testimonio de Sor Teresa de Jesús Cuesta religiosa Trinitaria, salvada por un individuo del Frente Popular, horas antes de que M. Victoria fuese asesinada podemos concluir que en la virtud M. Victoria si fue por delante, porque confió en Dios y la Divina Pastora estaba sosteniéndola.
Dice esta Hermana: "Quisieron darnos de comer, pero no aceptamos. Rezamos el Rosario juntas y pedimos a la Virgen que nos diese valor para confesar con entereza el Santo Nombre de Jesús hasta el último suspiro. Teníamos valor y esperábamos con gozo el martirio por Cristo. Fueron unas horas de oración y constante reflexión confortadora para nuestro encuentro definitivo con el Señor, ya que estábamos convencidas del fin que nos esperaba y necesitábamos estar fortalecidas para cuando llegara la hora."
M. Victoria cumplió su misión hasta el fin, y como los mártires perdonando a sus verdugos; prueba de ello es la actitud que M. Salesa Baña mantiene frente a ellos. Nos dice: "Me propusieron hacer declarar al verdugo, pero como lo iban a obligar a declarar apaleándolo lo consideré inhumano y no lo consentí". M. Salesa fue compañera de comunidad y confidente espiritual en los meses previos al martirio . Esta Madre nos dice, "se veía en ella la necesidad de desahogar la impresión que tenía en su interior. Siempre sacaba la conversación sobre su martirio, estaba segura de que la mataban".  M. Salesa entiende que M. Victoria es mártir, murió por ser religiosa y perdonando a quienes la mataban.

Uno de sus verdugos al no poder sacarle el anillo, signo de su consagración a Dios ,por tener las manos hinchadas, le corta el dedo. Terminada la guerra esta reliquia es entregada por su misma madre a la congregación.


8 de enero de 2021

ORACION AL INICIAR EL AÑO

Os invito a en este primer día de clase del año hacer una oración por la PAZ y a la vez comprometerme a que lo haga vida a lo largo de todo el año. Decimos juntos:

                                              Que allí donde haya odio, ponga yo amor; 
donde haya ofensa, ponga yo perdón; 
donde haya discordia, ponga yo unión; 
donde haya error, ponga yo verdad; 
donde haya duda, ponga yo fe; 
donde haya desesperación, ponga yo esperanza; 
donde haya tinieblas, ponga yo luz; 
donde haya tristeza, ponga yo alegría.

¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto 
ser consolado como consolar; 
ser comprendido, como comprender; 
ser amado, como amar.
(tiempo de silencio y reflexión. Volver a leerla en silencio y quedarme con una expresión que recuerde a lo largo del día)
Decimos juntos la oración que Jesús enseñó a sus discípulos: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre ....
Que a lo largo del año, recite varias veces esta oración y lo más importante la haga vida con mi vida.

7 de enero de 2021

COMIENZA EL MOVIMIENTO CALASANCIO EN ESTE CURSO

 Pero, ¿qué es el Movimiento Calasancio?

Si miras el vídeo seguro que te da pistas ...


Un paso más ....
¿Te animas a participar? ...    sigue... haz doble clipp :


¡¡¡BRAVO!!!

BIENVENIDO/A