13 de enero de 2020

MUJER GENEROSA

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 


Lector:
La Iglesia proclamó las virtudes de M. Victoria Valverde el día 13 de octubre de 2013. 
Nosotros hoy nos vamos a fijar en una de ellas: su generosidad. "A través de las cosas sencillas supo entregarse a Dios y, olvidada de sí misma, pensó en los demás y se dio a ellos. Pocos días antes de su muerte, dijo: “Mientras quede aquí una de mis hijas, aunque me cueste la vida, no las abandonaré”.
En la misión apostólica sus preferencias fueron las de Cristo. Sus alumnas y las religiosas, sobre todo las jóvenes, fueron sus grandes amores por Amor de Aquel que le pedía dedicar a ellas todos sus desvelos. Su caridad y entrega queda patente en el deseo que expresa de trabajar sin descanso por su amada Congregación y en su actitud profunda y radical de estar dispuesta por ella a todo.
No tuvo enemigos, dada la suavidad y delicadeza de su trato. Su vida fue sencilla pero fructífera en el amor y en la entrega. Hacía suyas las penas y sufrimientos de los demás, y siempre estaba dispuesta para ayudar y aportar lo mejor de sí". 
                                                      (reflexión)

Pedimos al Señor, por todos nosotros para que la Vida de Madre Victoria nos plantee interrogantes en la nuestra. Le pedimos a ella nos enseñe a acercarnos cada día más a los valores del evangelio y hagamos vida en nuestras vidas las siguientes Bienaventuranzas que leemos juntos:

BIENAVENTURADOS los jóvenes que tienen un concepto claro de que los hombres no son cosas, y defienden la justicia, la libertad y la verdad; porque participan de la bondad de Dios.

BIENAVENTURADOS los jóvenes que creen en el amor; porque encontrarán razones para vivir.

BIENAVENTURADOS los jóvenes de corazón generoso, que viven gratuitamente para los demás, con disponibilidad y alegría; porque han elegido el MEJOR camino para ser felices.

FELICES los jóvenes que dan testimonio de hermandad en un mundo dividido y enfrentado; porque en ellos se hace presente Jesús, el HERMANO de todos.

DICHOSOS los jóvenes que luchan por un mundo mejor: porque ellos se sentirán más humanos.

DICHOSOS los jóvenes que luchan por la paz; porque en su entorno no habrá nunca violencia ni guerra.

DICHOSOS los jóvenes que luchan por la justicia; porque de ellos brotará la paz.

BIENAVENTURADOS los que lo dan todo, sin esperar nada a cambio; porque en ellos se manifiesta el rostro de Dios.

FELICES los jóvenes que lo arriesgan todo por amor a los demás; porque recibirán el ciento por uno.

FELICES SERÁN, SOBRE TODO... si saben reconocer al Señor en todos los que encuentran:
* ellos han encontrado la verdadera luz
* han encontrado la verdadera sabiduría
* han encontrado el AMOR