8 de junio de 2020

VUELVE A NOSOTROS TUS OJOS


«Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

En la dramática situación actual, 
llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, 
y buscamos en ti refugio.


Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia, 
y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos.
Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas. 
Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, pide a Jesús, como hiciste en Caná, que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. 
Ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas a este mal que nos aplasta.

Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos que estamos sufriendo,
haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y 
que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.